Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Obispado de Lleida) Este sábado el teatro del pabellón de los Maristas ha acogido el segundo encuentro de la Red de entidades cristianas de acción caritativa y social de Lleida que, junto con Justicia y Paz de Lleida y el IREL, han conseguido convocar alrededor de trescientas personas.

La jornada ha comenzado con una breve oración y la bienvenida hecha por el obispo Joan Piris. Tras la presentación del horario, Arcadi Oliveres, profesor de economía aplicada y presidente de Justicia y Paz, ha hablado de las causas de la crisis actual. En su intervención ha tratado de la realidad totalmente injusta que hace que en el mundo, cada día, mueran 80.000 personas.

Centrándose en la realidad más cercana también ha señalado, entre otros, el fraude fiscal y la mala gestión de los presupuestos como las causas de la crisis actual.

Seguidamente ha apuntado algunas pistas de por dónde deberían ir las actuaciones para afrontarla, como hacer frente al fraude fiscal, mejorar las gestión de los presupuestos, potenciar la banca ética, el cooperativismo y la reivindicaciónción de los derechos de las personas.

Tras el descanso ha seguido un mesa redonda, moderada por Xavier Pelegrí, profesor de la UdL y miembro de Justicia y Paz de Lleida. En la mesa han participado CIJCA, Arrels-Sant Ignasi y Cáritas Diocesana. Cada una de las tres entidades ha expuesto cómo les está afectando la actual crisis, qué les aporta la fe cristiana social y cómo están respondiendo en la perspectiva de su acción caritativa y social diaria.

Ha seguido un espacio para las preguntas que los asistentes han querido formular.

Ya antes de terminar dos personas representantes de la Red han leído una declaración que ha querido ser la actualización del manifiesto que ésta hizo público el pasado 6 de octubre.

En esta declaración, que se puede leer aquí, entre otras cosas se afirma:

-Todavía no se destinan suficientes recursos para resolver la situación actual. Hay que avanzar mucho más.

-En lo que se refiere a las políticas sociales de las diversas instituciones, ha habido pocos cambios.

-Los recortes continúan y estamos entrando en un clima de urgencia.

-Las entidades que trabajamos en el ámbito social apenas llegamos a hacer terapia de contención y el trabajo de integración que deberíamos hacer queda reducido a un mero asistencialismo.

-Las entidades estamos viviendo al límite de nuestra resistencia, y no damos abasto para más de lo que hacemos...

-Ahora es urgente una redistribución más justa y equitativa de los bienes: las personas no pueden esperar."

La jornada ha terminado a las 13'30 h, con las palabras de agradecimiento del obispo Joan Piris, por la labor que están haciendo las 14 entidades de la Red y les ha animado seguir adelante.