Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Catalunya Cristiana) Hacia el año 300 una niña cristiana de 13 años de nombre Eulalia declaró su fe ante las autoridades romana de Barcino. Fue sometida a martirio y murió crucificada manteniéndose siempre fiel a Cristo. Desde entonces Santa Eulalia es la patrona de la ciudad y el pueblo cristiano le ha mantenido la devoción a lo largo de estos 1.700 años. «Sabe mal que haya quien repite que la vida de nuestra santa es un simple mito, cuando lo cierto es que hay argumentos que avalan la historicidad y la belleza de su vida con su martirio», afirma sacerdote Martí y Bonet, delegado de Patrimonio Cultural de Barcelona.

Leer más aquí.

Foto: Agustí Codinach