Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(TVE) El arzobispo de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach, presidirá el domingo 26 de febrero, a las 10.30 h., La Misa de La 2 de TVE coincidiendo con el domingo I de Cuaresma. Es una edición especial de este programa, el más antiguo de la televisión en catalán con casi 30 años de vida. El motivo es que Manuel Valls cumple 20 años como director y celebrante habitual de esta Eucaristía. Fue precisamente un primer domingo de Cuaresma, pero del año 1992, cuando mosén Valls inició este recorrido después de que los obispos de las diócesis con sede en Cataluña le nombraran para sustituir al iniciador del espacio, Joaquín Martínez Roura.
 
 
Manuel Valls, nacido en Barcelona el 24 de septiembre de 1945, es el rector de la Parroquia de Sant Vicent de Sarrià desde el 8 de noviembre de 1997. Ocupó, entre los años 1993 y 1998, el cargo de director del semanario Catalunya Cristiana. Además, entre otros servicios, ha sido profesor de Blanquerna, consiliario de la Fundación Pere Tarrés y miembro del consejo gestor de la asociación E-Cristians . Fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1975, y comenzó su ministerio en el Alt Penedès.
 
 
El mensaje: palabra e imagen
 
Como director y celebrante habitual de la Misa de TVE-2, Manuel Valls ha ofrecido a los seguidores de este programa televisivo, sobre todo enfermos y gente mayor, un mensaje litúrgico y pastoral claro, sencillo y muy elogiado. Su estilo de predicación, pausado y expresivo con la palabra y el gesto, es lo que más se valora desde muchos sectores de las comunidades cristianas por toda Cataluña.
 
"Cuando empecé a hacer este servicio televisivo por encargo de los obispos, no me habría imaginado que continuaría 20 años después", asegura Mn. Manuel. "Lo más importante es dar Gracias a Dios ", añade. En la misma línea, y dentro de sus numerosas sensaciones, explica que "el trato con la gente que sigue esta Misa siempre es muy enriquecedor". Valls reconoce, por otra parte, que al principio se le hacía grande esta presencia cada semana en la pequeña pantalla, aunque asegura que después ha visto este trabajo más asequible.
 

La Misa de TVE-2 en catalán, que se empezó a emitir regularmente el 10 de octubre de 1982, es fruto de un acuerdo de los obispos de Cataluña con el ente público para dar este servicio religioso en desconexión. Su presencia en la pequeña pantalla se enmarca en los espacios cedidos por la cadena a las confesiones religiosas, y especialmente a la Iglesia católica como mayoritaria. Actualmente, es casi cada semana el programa en catalán más visto por TVE-2, con una cifra que oscila entre los 50.000 y los 80.000 espectadores.

 
El desaparecido obispo Joan Carrera (1930-2008) escribía esta reflexión en octubre de 2007, coincidiendo con el 25 aniversario de la Misa de La 2: "Quiero poner de relieve y agradecer el inestimable servicio que viene prestando a los católicos de este país la televisión pública española con la transmisión, por La 2, de la misa del domingo. Gracias, TVE, en nombre, especialmente, de un gran número de enfermos. Gracias, padre Manuel Valls, por la calidez, la sobriedad y la belleza de las celebraciones. Gracias a todos los colaboradores y cantores ".
 
Historia de la misa de la segunda en catalán
 
La Misa de Televisión Española es un programa enmarcado en los espacios cedidos por la cadena pública a las confesiones religiosas, y especialmente a la Iglesia católica como representante de las creencias de la mayoría de los ciudadanos. La versión catalana de la transmisión fue posible por la participación de los obispos de Cataluña en un acuerdo que permitió iniciar la Misa en catalán el 10 de octubre de 1982, hace casi 30 años.
 
 
La transmisión tiene una peculiaridad. Se ha realizado, durante más de 25 años, con todos los recursos habituales en una Eucaristía, pero desde un plató de televisión, condicionado por un programa en directo de estas características. Hay decorados con la mesa del altar, el ambón para las lecturas y las oraciones, una doble tarima para la coral, imágenes de Cristo crucificado y de la Virgen y otros elementos. Todo ello ha dado forma a un producto televisivo único, con el que se han familiarizado las miles de personas que siguen la transmisión cada domingo a las 10.30 horas, especialmente enfermos, hombres y mujeres imposibilitados o discapacitados y gente que simplemente quiere seguir la celebración por motivos personales muy diferentes.
 
 
Desde aquel 10 de octubre de 1982, son varias las etapas y las personas que han estado vinculadas con la Misa de Televisión Española en catalán. En su inicio, el programa tuvo como celebrante habitual  a Joaquín Martínez Roura, que fue también unos años delegado de Medios de Comunicación en el Arzobispado de Barcelona, ​​mientras que el diácono Josep Urdeix puso en marcha el producto como director y coordinador.
 
En 1992, los obispos de las diócesis con sede en Cataluña decidieron cambiar el equipo y sustituirlo por Manuel Valls, como sacerdote celebrante, y Jaume Planas como coordinador. A principios del 2000, pocas semanas después de la muerte de Jaime Planas por una enfermedad irreversible, fue nombrado nuevo coordinador Víctor Subirana, que ocupó el cargo hasta finales del 2005. Su sustituto fue Ignacio Miranda, el actual coordinador de la Misa de La 2.
 
 
La historia de la Misa de Televisión Española es variada, y tiene el honor de ser el programa más antiguo de la televisión en catalán. El espacio, durante su primer año y medio, se transmitía desde los estudios de Televisión Española en Miramar, en Montjuïc. Después pasó ya al actual centro de producción que el ente público tiene en Sant Cugat del Vallès. Las anécdotas son también numerosas, desde los primeros momentos en que mosén Urdeix tenía que ir a un almacén a buscar materiales para los decorados hasta la gestión que conlleva buscar un grupo diferente cada semana para que anime la celebración y cante en los diferentes momentos de la liturgia.
 

Desde junio de 2008, la celebración se ofrece desde una capilla del Monasterio de Santo Domingo, de las monjas dominiocas, situado muy cerca del centro de producción de TVE en Sant Cugat del Vallès. Primero fue de manera intermitente, y después, a partir del verano de 2010, ya de forma habitual. Los decorados del plató, eso sí, siguen existiendo. En octubre, el espacio celebrará su 30 aniversario.