Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) El magistrado Eugeni Gay relatando las curaciones de Jesús; el locutor Justo Molinero explicando la multiplicación de los panes y los peces; el cronista Arturo San Agustín recogiendo la elección de los apóstoles; el periodista Joan Barril reproduciendo la pregunta de Jesús "¿Y quién dice la gente que soy yo?"; el profesor Francesc Torralba recordando que "quien tenga oídos que escuche"; el periodista Josep Cuní leyendo la escena de la Transfiguración; o el poeta Carles Torner recordando -en el contexto actual- que "es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios".

Son algunas de las imágenes de la lectura pública del Evangelio de Marcos que se ha hecho este domingo por la tarde en el Palau de la Música Catalana de Barcelona, ​​dentro de los actos de la Misión Metrópolis. Unas 2.000 personas han llenado la sala.

El cardenal Lluís Martínez Sistach ha sido el encargado de abrir la celebración y la ha justificado por el "deseo de que el Evangelio sea una auténtica Buena Nueva para los hombres y mujeres que nos rodean en medio de las dificultades y sufrimientos, las carencias y las penurias que ocasiona la grave crisis económica y de valores que estamos viviendo" . El acto se ha planteado de manera que fuera atractivo para personas con diversos grados de implicación eclesial y, según dijo el arzobispo, porque en este contexto "el anuncio del Evangelio es un bien para la sociedad".

Intensidad compartida

El rector de la UB Dídac Ramírez, el catedrático David Jou, la escritora Dolors Borau, y los periodistas Xavier Coral, Enric Frigola, Luis del Olmo y Xavier Solà, han sido los otros protagonistas que ha participado en esta lectura de dos horas del texto original del Evangelio. Finalmente, la soprano Montserrat Caballé no ha podido estar presente por una leve intervención ocular.

El momento de intensidad más compartida la han protagonizado Silvia Coppulo, Tomás Molina y el barítono Joan Pons en la lectura del relato de la Pasión a tres voces, de la misma manera que se proclama en Semana Santa. Joan Pons ha puesto voz a Jesús con acento menorquín y también ha cantado el versículo de la cuarta palabra de Jesús en la Cruz, el "Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" en la versión de las "Las sept paroles du Christ" de Théodore Dubois.

Los interludios musicales de la Orquesta Jove del Masnou y del Cor de la Catedral de Barcelona, ​​junto con el acompañamiento del teclado de Olaf Sabaté, han contribuido a crear un ambiente emotivo y una escucha contemplativa de los textos de Marcos. A medida que se ha ido oscureciendo, la sala del Palau ha ido quedando en la penumbra que sólo se ha roto al final por la lectura de los pasajes de la resurrección y las apariciones del Jesús a los discípulos. La sorpresa ha sido una niña vestida de blanco, Natàlia Torrabadella, poniendo voz a este fragmento del Evangelio que ha remarcado su sencillez.

La lectura también ha sido acompañada, de forma austera, por la proyección de algunas imágenes del patrimonio artístico catalán, desde el románico hasta llegar a las ilustraciones contemporáneas de la Biblia de Perico Pastor. Tambien han intervenido en algunas escenas actores de la Passió de Llinars del Vallès. Xavier Morlans y Peio Sánchez han sido los dos responsables de concebir la realización del acto.

Y vosotros, ¿quién decís que soy?

"Él nos evangeliza para que seamos unos buenos evangelizadores", ha explicado Martínez Sistach a un público principalmente formado por personas vinculadas a las parroquias, entidades diocesanas e institutos de vida religiosa. Por eso, al final del acto ha insistido en la propuesta de repartir la edición de bolsillo del Evangelio de Marcos que se ha editado con motivo de la Misión Metrópolis, "para que vayáis y lo llevéis como la buena nueva a una persona que conocéis y amáis y que busca sentido a la vida, o que no conoce a Jesús, o que está alejada de la fe o de la celebración de la fe. Su obsequio la puede hacer feliz y a vosotros os fortalecerá vuestra fe". "Hay necesidad de muchas cosas materiales, pero también espirituales", concluyó.

Precisamente, en la escenificación de la lectura se ha querido dar mucho relieve a la interpelación de Jesús "Y vosotros ¿quién decís que soy?" (Mc 8,29). Tras la lectura de este fragmento diversos actores repartidos por la sala se han levantado dirigiendo de nuevo varias veces la misma pregunta a todo el público.

 

->