Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Obispado de Sant Feliu de Llobregat) El próximo miércoles a las 11.00h tendrá lugar la "Misa Crismal" en la Catedral de Sant Llorenç, celebración de marcado sentido diocesano y que suele reunir a la gran mayoría de sacerdotes y diáconos de la diócesis. Con la sensibilidad creciente hacia los más afectados por la crisis económica, la colecta de esta eucaristía irá destinada a Cáritas, y concretamente al proyecto de construcción de unos alojamientos sociales que tiene en marcha en la localidad de Gelida.

La "Misa del Crisma" se celebra en los primeros días de cada Semana Santa. Se bendicen los santos óleos que luego, a lo largo del año, se utilizarán en la administración de algunos sacramentos, como el bautismo, la confirmación, la ordenación sacerdotal o la unción de los enfermos. Es una convocatoria marcadamente diocesana, ya que son convocados, por una carta del señor obispo, los presbíteros, diáconos, religiosos y religiosas y laicos. Y en la misma celebración, los sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales.

Otro elemento destacable de la celebración del miércoles 4 de abril, valorado en el Consejo Episcopal, el Consejo Presbiteral y el Colegio de Consultores, será el gesto que los sacerdotes de la diócesis han querido tener dada la situación de precariedad de tantas personas afectadas por la crisis: una aportación económica especial y voluntaria de los presbíteros destinada a ayudar a los más necesitados. Con esta intención la colecta se hará extensiva a todos los participantes en la eucaristía.

Un gesto similar ya se realizó en el año 2009, en sintonía con la carta pastoral del obispo Agustí Cortés "Ante la crisis económica", de diciembre 2008. Entonces, el resultado de la colecta fue de 8.065'02 € recogidos, que Cáritas destinó a la ayuda de familias necesitadas.

Después de la misa, en el auditorio de la Casa de la Iglesia, representantes de Cáritas informarán de los servicios sociales de la Iglesia del Obispado de Sant Feliu de Llobregat y, concretamente, del proyecto de alojamientos sociales de Gelida, al que irá destinado los fondos recogidos.

A continuación, presbíteros, diáconos y seminaristas compartirán una comida de hermandad en la misma Casa de la Iglesia, durante la cual recibirán un homenaje aquellos que celebran este año los 25 y 50 años de sacerdocio.