Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

( Abadía de Montserrat ) El Martes, 22 de mayo, a las 19.30h, tendrá lugar en el Aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona el acto conmemorativo de los 1.000 números de la revista Documentos de Iglesia, editada por Publicaciones de la La Abadía de Montserrat. La sesión contará con la intervención del padre Bernabé Dalmau, director de la revista desde 1986; del padre Abad de Montserrat, Josep M. Soler, y del cardenal de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach.
 

 La revista quincenal Documentos de Iglesia, dirigida por el padre Bernabé Dalmau y editada por las Publicaciones de la Abadía de Montserrat, fue fundada por el padre Hilari Raguer  en el año 1966. La revista nació apenas terminado el Concilio Vaticano II como una necesidad de llenar el vacío que representaba la inexistencia de los principales textos eclesiales en catalán. La oportunidad de la edición queda avalada por estos cuarenta y cinco años de edición ininterrumpida y por la aceptación por parte de un público necesariamente limitado pero constante. Si bien actualmente hay más medios de información religiosa y de divulgación de textos, los lectores de la revista aprecian la calidad literaria del catalán y, sobre todo, la publicación sistemática de los principales documentos, no sólo del Papa y de los organismos romanos, sino también de episcopados, así como de comunidades de base. Más allá de la utilidad puntual de tener un documento al alcance, el paso de los años hace de la revista una obra de consulta, ya que cada año se publican los índices.

Las características del pontificado de Juan Pablo II, con la multiplicación de encíclicas y de exhortaciones apostólicas extensas, motivó también una cierta reducción de los textos editados en provecho de los que tienen el nivel más alto de autoridad. La revista, sin embargo, no ha renunciado a traducir de vez en cuando estudios doctrinales y comentarios libres. Esto le da un tono diferente del que podría ser un boletín oficial interdiocesano, ya que los textos oficiales alternan con documentos de frontera y, incluso, de opinión.

El 1 de octubre de 1966, el padre Hilari Raguer la fundó y fue el director durante tres años, un período que fue decisivo para que la orientación de Documentos ya estubiera bien definida. Le sucedió, transitoriamente pero eficazmente el padre Adalbert Franquesa. Y a finales de 1969, tomó el relevo el padre Andreu Marqués, que la dirigió durante quince años, y que quiso ser fiel a una realidad que él expresaba así: "La evolución posconciliar ha desplazado el centro de interés del mundo cristiano: la atención se dirige más actualmente a las relaciones entre Iglesia y mundo que a cuestiones puramente internas, hay más interés por documentos emanados de comunidades de base que por declaraciones puramente oficiales ". Cuando la revista cumplió veinte años, coincidiendo con el número 444, Bernabé Dalmau succedió a Andreu Marqués.
 

La evolución de la revista, las nuevas técnicas de tratamiento de textos, la experiencia adquirida y la sistematización de responsabilidades en el interior de la comunidad de Montserrat han simplificado al máximo la intervención de colaboradores, hasta suprimir la exhibición de los créditos de responsables de redacción, de traducción y de revisión. Pero, como afirma el Bernabé Dalmau, "durante estos 25 años la revista se ha mantenido abierta a la realidad de lo que pasa en la Iglesia, siempre dentro de los límites de publicación de documentación". Documentos de Iglesia ha contribuido, desde el inicio, "a la inculturación de la Iglesia en el país", y ha sido un medio que ha velado por "la libertad de expresión y de opinión dentro de la comunidad eclesial", añade su director.