Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) El último número de la revista El Bon Pastor afronta en el pórtico "No podemos perder la humanidad en nombre de la crisis" los retos de larga crisis que estamos sufriendo. El texto denuncia una "sociedad que tiende hacia la injusticia" y pide "un nuevo orden personal y social" que propone desde el Evangelio.

"En los tiempos de las vacas gordas se fue acentuando el sentimiento individualista. El dinero llama al dinero. Quien más gana, más quiere ganar. Y la espiral de la búsqueda del propio beneficio endurece el corazón y vuelve insensible", dice el texto firmado por los sacerdotes Armand Puig, Joan Planellas, Agustí Borrell, Xavier Morlans y Norbert Miracle. Por el contrario, ahora "la angustia se extiende y la crisis es oscura como un túnel del que no se vislumbra el la salida. La crisis económica es crisis de sociedad, y por ello ha comenzado una profunda crisis de humanidad ".

El pórtico dice que "los débiles empiezan a sufrir de verdad, y el sentido de humanidad se funde" y es especialmente contundente contra las "decisiones que contraponen autóctonos y extranjeros, extranjeros con papeles y extranjeros sin papeles " y otras situaciones que afectan a los niños, los jóvenes, a las familias y a las personas mayores, en definitiva a los colectivos más desprotegidos. Por ello, afirma que "es la hora de tomar decisiones, personales y colectivas, pero decisiones que no pisen la línea roja de la dignidad del ser humano, hecho a imagen y semejanza del mismo Dios (...) No se puede confundir la corrección de los abusos existentes con la criminalización de los pobres y los débiles, de los extranjeros y los parados ".

Ante esta situación, el texto recuerda varios mensajes del Evangelio que "es luz de nuestra vida y criterio último de nuestros actos. Los pobres y los desvalidos son los primeros hijos del Evangelio, tal como proclama la primera bienaventuranza ".

Podéis leer el texto completo en el blog del Bon Pastor.