Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) "Jesús es el interlocutor principal de mi vida". Es una de las frases de la extensa explicación que hace Teresa Forcades sobre su proceso de fe, Jesús, la Biblia o la teología sobre María en el libro Converses amb Teresa Forcades. Esta semana se ha presentado en Barcelona y ella misma explicaba que de algunos de estos temas "nadie me había preguntado nunca fuera del ámbito religioso". Una manera de llegar a un público que nunca comprará un libro de teología.

Converses amb Teresa Forcades recoge un año de entrevistas en el Monasterio de Sant Benet de Montserrat con la periodista Eulàlia Tort. Forcades aceptó la propuesta de Edicions Dau porque no se trataba de una editorial "de las que hacen  un libro como quien hace patatas". Así, además de los temas más conocidos como la denuncia sobre la gripe A o la popularidad mediática, Forcades explica el sentido del seguimiento de Jesús, de los dogmas marianos, y de la vida religiosa monástica -"con Dios basta"- o la actualidad de la Biblia. Por ello, también se incluye un apéndice de 40 páginas con los textos bíblicos que se citan en el libro y en el que se fundamenta la experiencia y el discurso de la entrevista.

Sobre esta experiencia religiosa se sustenta otro eje transversal del libro. Teresa Forcades hace un llamamiento constante a actuar sin miedo. "Acoger la divinidad plena tiene que ver con el hecho de asumir el momento que vives, no bloquearte, no permitir que el flujo de la vida quede retenido por los miedos", dice en la entrevista. El relato de su conversión adolescente al cristianismo, el camino hacia la vida monástica, el cuestionamiento de principios impuestos por la industria farmacéutica y la medicina oficial, la rebeldía como mujer, el ir a fondo con la propia vida, o el avance de la teología, son algunos de los campos en el que aparece la necesidad de actuar sin miedo. Y una invitación sobre todo a la posibilidad de "pensar las cosas de otra manera", como la necesidad hoy de pensar una alternativa al capitalismo financiero.

En la presentación del libro, la autora de les entrevistes, Eulàlia Tort, destacó el carácter muy riguroso de Forcades en el trabajo, "y es desde esta rigurosidad cómo puede hablar". Un ejemplo es cómo, a  raíz de una pregunta que le formularon en un congreso sobre la Gripe A, dedicó dos meses a estudiar el tema antes de abrir la boca.

Preocupada hoy por las consecuencias de una globalización financiera sin alma, Forcades animó en la presentación del libro a expresarse: "una vez  que el experto ha hablado, como ciudadano/a  tengo que examinar lo que dice con mi  propio criterio. Nunca el experto puede suplir el criterio de la ciudadanía". Por ello, pidió que no se pierda el control democrático de la ciudadanía que impida situaciones como la especulación con los precios de los alimentos básicos o el hecho que "aunque en el mundo se produzcan el doble de alimentos de los que se necesitan, mientras estamos aquí, cada seis segundos, un niño se muere de hambre".

El libro de conversaciones también habla de "la necesaria renovación de la Iglesia católica". A lo largo de la conversación, Forcades destaca su identificación con el catolicismo y con la necesidad de "verdades objetivas". Pero recuerda que el propio Vaticano II establece una jerarquía de verdades y denuncia a quienes buscan "una iglesia homogénea". En la presentación dijo que a pesar de situaciones "injustificadas" que se producen en la Iglesia como la reciente intervención por parte de Roma en la asociación de monjas norteamericanas, "soy más bien optimista, y pienso que en los próximos diez años esto se puede cambiar desde abajo".

El único tema en el que el libro no aporta ninguna reflexión nueva de Forcades es el aborto. El libro recoge dos documentos publicados en la revista Foc Nou en 2009. Uno de ellos es la respuesta a la solicitud del anterior prefecto de la Congregación para los Religiosos pidiendo la adhesión de Forcades a los principios de la Iglesia. Un texto que Forcades cree plenamente compatible con la doctrina de la Iglesia y que aún no ha recibido respuesta desde Roma. "Se ve que es habitual ", explicó en la presentación del libro. Ella prefiere " no hablar desde el miedo ".