Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR / Carla Herrero) El camp de la Bota era una zona de la ciudad de Barcelona que tuvo más de 150 años de historia y que, muy a menudo, ha quedado olvidada. Josep Maria Monferrer, educador, no quiere que esta historia se pierda.

Por este motivo, Monferrer ha escrito El Camp de la Bota. Un espai i una història. El libro explica todo lo que fue y sucedió en la Bota a lo largo de 150 años. Además hace una mención especial a los movimientos asociativos y educativos que se llevaron a cabo en los años 60.
 
Monferrer habla de la importancia que tuvieron los escolapios en esta zona. "Su papel fue importantísimo, fue el principio fundamental que luego se fue extendiendo como una mancha de aceite". "Los escolapios fueron los primeros que montaron una escuela en la Bota, las Escuelas Pías de Pekín". La escuela era un viejo castillo Franquista donde se había fusilado a mucha gente. En aquel ambiente tan duro y tan frío se empezó un nuevo sistema pedagógico que los escolapios fueron aplicando con el tiempo y que se basaba en la participación. La letra participando entra". "El año 62 llegó de Cuba el escolapio Francesc Botey y con él la pedagogía de la liberación. Esta teoría dice que hay que dar protagonismo al marginado para que sea dueño de su vida".
 
Monferrer explica que esta escuela pía era "democrática, participativa, revolucionaria... fue una escuela muy potente!"
 
Pescadores, militares, campesinos, inmigrantes, dictadores, marginados, obreros... fueron tejiendo la compleja historia de esta zona costera de Barcelona. Fueron los años de la posguerra y la dictadura franquista los que pusieron en un primer lugar a la Bota, a pesar de los esfuerzos institucionales de esconderlo.