Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals - CR) El Ramadán, el mes más sagrado por musulmanes y uno de los cinco pilares del Islam, comienza este viernes por la noche. Se trata de un periodo marcado por el ayuno tan de comida como de bebida desde el amanecer hasta la puesta de sol que este año se celebra en pleno verano, y por eso el período de ayuno es más largo -unas 17 horas- y también difícil, por las altas temperaturas.

"Es un periodo de una simbología profunda. El hecho de sentir en primera persona la privación impulsa al ser humano a sentir el sufrimiento de los demás, así como a compartir, dar, ofrecer a quien no tiene ", explica en declaraciones a CatalunyaReligió.cat Mohammed Halhoul, portavoz del Consejo Islámico Cultural de Cataluña y presidente del Grupo Estable de Trabajo de Religiones.

Cataluña es la comunidad autónoma donde viven más musulmanes -se calcula que unos 300.000- y la gran mayoría de ellos secundan el ayuno, aunque están exentos algunos colectivos: los que viajan y los que hacen un trabajo físico muy duro pueden celebrarlo en otro período del año, y no lo han de hacer menores de 14 años, enfermos, personas mayores y mujeres embarazadas o que están amamantando y que tienen la menstruación.

Halhoul explica que es cada fiel  el que, en función de sus circunstancias personales, puede decidir "por sí mismo" de ayunar o no sin tener que pedir ningún tipo de permiso a la autoridad religiosa.

Significado profundo

En plena crisis económica, la vivencia del Ramadán y su significado profundo se hace aún más patente, explica Halhoul. La razón: además del ayuno, una de las otras tradiciones del Ramadán consiste en la limosna, dar a quien no tiene. "Es un mes para dar, para compartir, para regalar comida, para ofrecer ", valores que, en el actual contexto económico, se hacen especialmente necesarios.

Los fieles hacen las "tres comidas" a lo largo de la jornada, pero ninguna mientras brilla el sol. La primera se hace sobre las cuatro de la madrugada, cuando el sol no ha salido: un abundante desayuno para poder afrontar bien el día. Después, ni se come ni se bebe hasta el atardecer, y cuando el sol se ha puesto, se hace una "rotura de ayuno", y un poco más tarde, la comida final del día.

El mundo musulmán es amplio y diverso y como explica Halhoul. En el Corán no se concreta ninguna receta ni comida obligatorio para estas fechas, aunque hay tradiciones propias de cada zona: "Sopas en Marruecos, arroces en Oriente, y también zumos, batidos y dulces típicos. Las tradiciones culinarias varían, aunque la tradición profética dice que la ruptura del ayuno se haga con una comida con dátiles y agua ", explica Halhoul.

Otros preceptos referidos a lo que no se puede hacer durante el Ramadán pasan por no fumar, no beber bebidas alcohólicas ni tampoco practicar relaciones sexuales. Secundar este mes es uno los cinco preceptos del Islam, junto con la profesión de la fe - no hay más divinidad que Alá y Mahoma es su mensajero -, la oración diaria, la limosna -compartir los recursos con los necesitados- y peregrinar al menos una vez la vida a La Meca, la ciudad más sagrada del Islam, donde nació Mahoma y donde se encuentra la 'Kaaba', la 'Casa de Dios'.

Calendario lunar

El musulmán es un calendario lunar: tiene 355 días, diez menos que el calendario solar occidental, y por ello, cada año el Ramadán cae en un mes diferente. El año pasado fue en agosto y este año comienza a mediados de julio, en el 2013 y 2014 lo hará a principios de mes y en 2015 y 2016 en junio. Es decir, cada año se irá retrasando "unos 13 días ".

El final del Ramadán será a mediados de agosto, y al igual que su inicio, el final lo marcará la luna, cuando vuelva a estar en fase creciente. Por este motivo, la celebración del Ramadán puede variar de un país a otro, ya que en cada territorio se hace en función de cómo se visualiza la luna, aunque en muchos países, secundan el calendario de Arabia Saudita, ya que la Península Arábiga es la tierra donde nació el profeta Mahoma.

Para compartir el significado del Ramadán, musulmanes de Barcelona del barrio del Raval organizarán conjuntamente con otras comunidades religiosas del barrio una fiesta  de ruptura del ayuno el próximo 26 de julio. Se hará en la Rambla del Raval, donde se compartirán alimentos con todos los vecinos que quieran acercarse.

Vocabulario

Coincidiendo con el inicio del Ramadán, la Fundación del Español Urgente (Fundéu) de la agencia de noticias Efe y el BBVA ha hecho una recopilación en su página web de cuál es el vocabulario que se utilizará al hablar de esta celebración islámica.

La principal recomendación que hace la Fundéu es que no hay que confundirse islámico 'con' islamista ': "Islámico significa aquello que está relacionado con el Islam (cultura islámica, arquitectura islámica ...) y no es lo mismo que 'islamista', que hace referencia a los que propugnan la aplicación de la letra islámica en la vida política ".