Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) "El patrimonio artístico de la Iglesia hoy debe servir para evangelizar". Este es el objetivo final que dan los obispos catalanes al proyecto Catalonia Sacra que se ha presentado este jueves por la mañana en un acto en Santa María del Mar en Barcelona. Los arzobispos Lluís Martínez Sistach de Barcelona y Jaume Pujol de Tarragona han presidido la presentación de este proyecto conjunto de la Iglesia catalana.

El cardenal Sistach y el arzobispo Pujol han coincidido en la "urgencia evangelizadora". Sistach ha remarcado que el patrimonio artístico de la Iglesia está "al servicio de los diocesanos y los turistas, con una finalidad cultural, espiritual y evangelizadora" y que "conservando el patrimonio religioso se evangeliza". "La mejor manera de disfrutar del arte sacro es contemplarlo cuando está al servicio de lo sagrado", ha dicho Sistach, y que esto debe servir para "hacer catequesis hoy que hay mucha ignorancia religiosa también entre los cristianos".

"La huella de Dios"

Jaume Pujol, en la misma línea, ha hablado del patrimonio como "una herramienta idónea para transmitir el mensaje evangelizador" en una sociedad "sacudida por la secularización y alejada masivamente del Evangelio". Para el arzobispo de Tarragona, este patrimonio -en el que está "la huella de Dios"- es un punto de partida para acercarse a los no creyentes y que está en sintonía con otras experiencia de diálogo como el Atrio de los Gentiles: "hay que ayudar a las nuevas generaciones a abrirse a la trascendencia".

En el acto de Santa María del Mar también ha intervenido el obispo de Girona, Francesc Pardo, obispo responsable del patrimonio artístico de la Conferencia Episcopal Tarraconense y responsable del proyecto. Vives d'Urgell, Piris de Lleida, Cortés de Sant Feliu, y el auxiliar Cristau de Terrassa, son los otros obispos que también han asistido a la presentación de esta iniciativa conjunta de los diez obispados catalanes.

Pardo ha insistido en la necesidad de dar a conocer el patrimonio artístico "para que sea capaz de seducir con su mensaje". Ha detallado los objetivos de Catalonia Sacra para dar a conocer y facilitar el acceso a un patrimonio artístico que es "un tesoro, resultado de 2.000 años de íntima vinculación del cristianismo y la cultura y que forma parte de la identidad de nuestro país". La difusión de este patrimonio quiere contribuir a hacerlo visible y accesible, a que se valore el trabajo que ha hecho la Iglesia conservando el patrimonio, y a incrementar los visitantes a través de una oferta turística propia.

"Util a la Iglesia, a las personas y al país"

La presentación de los servicios de Catalonia Sacra, que se ha abierto oficialmente este jueves, la ha hecho Dani Font, responsable de L'Albergueria, el Centro de Difusión Cultural del obispado de Vic que gestiona el proyecto. Font ha destacado como el proyecto se adapta a cada diócesis a partir de la información conjunta que ofrece www.cataloniasacra.cat.

Allí se recoge toda la información práctica, histórica y religiosa sobre el patrimonio cultural de las diez diócesis catalanas y se proponen unas cuarenta rutas por el territorio. Esta información al alcance de todos, que se irá ampliando en los próximos meses, también se puede personalizar y utilizar los servicios de Catalonia Sacra para organizar salidas en grupo.

Asimismo, la web quiere ser un "altavoz" de la actividad cultural de la Iglesia catalana y a partir de octubre se potenciará la agenda y la organización de actos. Font ha hablado de un proyecto "útil a la Iglesia, a las personas y al país".

La presentación de Catalonia Sacra también ha contado con una intervención del arquitecto de la Sagrada Familia Jordi Bonet Armengol, un edificio que es uno de los ejemplos más visibles del patrimonio artístico de la Iglesia. Bonet ha remarcado que "el patrimonio ejerce un diálogo entre cultura y fe" y que ésta debe ser la función de Catalunya Sacra.

En el acto han estado presentes el director general de Afers Religiosos, Xavier Puigdollers, y el de Patrimoni Cultural, Joan Pluma. El proyecto también ha contado con el apoyo de la dirección general de Turismo de la Generalitat de Cataluña. A la presentación también han asistido los responsables de patrimonio de los obispados catalanes y de varias catedrales.