Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Catalunya Cristiana) Satisfacción para unos, preocupación para otros. Así ha sido recibida la noticia de que la Unesco haya incluido en la lista de patrimonio de la humanidad la Ruta de la Peregrinación, la Ciudad Vieja de Belén y la basílica de la Natividad, a petición de las autoridades palestinas. El vicario custodial Artemio Vítores muestra el temor por esta pérdida de soberanía sobre los Santos Lugares que implica el reconocimiento de un lugar como patrimonio de la Unesco. En cuanto al Patriarcado Latino de Jerusalén, la declaración ha sido recibida como una buena noticia: «La decisión de la Unesco muestra que los palestinos se interesan por los Santos Lugares cristianos y que tienen, además, el deseo de animar las peregrinaciones y el turismo religioso. »

Lo explica

este reportaje

.