Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Generalitat de Catalunya) Las obras Lactatio de san Bernardo de Claraval y San Juan Bautista vuelven a la Catedral de Girona después de haber sido restauradas en el Centro de Restauración de Bienes Muebles de Cataluña (CRBMC) del Departamento de Cultura.

Las intervenciones que se han hecho son las siguientes: la fijación de la capa pictórica en peligro de desprendimiento, la consolidación del soporte, la limpieza de la superficie pictórica, la nivelación de las lagunas, la reintegración pictórica y la aplicación de una capa de barniz. Como medida de conservación preventiva han protegido los reversos de las dos telas.
 
El proceso de conservación y restauración de los dos cuadros se ha iniciado después de un examen exhaustivo -visual y con diferentes técnicas de examen para radicación electromagnética, concretamente UV e IR y rayos X- y una vez hechos los análisis químicos de laboratorio. A partir de este estudio profundo, se ha desvelado la información oculta del arrepentimiento del pintor a la hora de hacer la cara de San Bernardo, ya que se han descubierto trazos anteriores bajo la pintura.
 
Las pinturas al óleo sobre tela restauradas forman parte de un conjunto de once cuadros que decoran las capillas del lado norte de la Catedral de Girona. Con la restauración de ​​estas dos obras, ya son cinco las pinturas que gozan de un mejor estado de conservación y de las que se ha hecho resurgir la calidad artística. En noviembre de 2011 se finalizaron los trabajos de conservación y restauración de otras tres pinturas: María Magdalena, Martirio de San Esteban y San Jacinto con la Virgen y el Niño.
 
El CRBMC, de acuerdo con los responsables de patrimonio del Cabildo de la Catedral de Girona, invierte esfuerzos en la conservación y restauración de los cuadros de época barroca que decoran las capillas de la catedral. El CRBMC, los responsables de patrimonio del cabildo de la catedral y el Departamento de Historia del Arte Moderno de la Universidad de Girona, que asesoran en materia histórica y artística, marcan las prioridades en lo que se refiere a la intervención de las obras.
 
En las intervenciones de conservación y restauración han participado un equipo interdisciplinario de técnicos y científicos del CRBMC, así como colaboradores externos. Las obras han sido estudiadas por los historiadores del arte de época barroca Francesc Miralpeix y Rafael Cornudella.
 
Las obras restauradas
 

La pintura de San Juan Bautista representa a este santo señalando a Jesús, que aparece en el fondo de la escena. El gesto del santo y el cordero se refieren a las palabras que Juan pronunció en el río Jordán, señalando a Jesús como el Agnus Dei (el Cordero de Dios), el que quitará el pecado del mundo: "Ecce Agnus Dei, ecce qui tollis pecata mundi (Jn 1,30)". Según el historiador Francesc Miralpeix, podría tratarse de una obra de escuela italiana de los primeros decenios del siglo XVIII, seguramente adquirida por el canónigo Francesc Dorca, en Roma, y ​​legada al capítulo gerundense en 1741.
 
En cuanto al estado de conservación de la obra, destacaban las deformaciones del soporte de tela, provocadas al desclavarse la tela del bastidor por el margen derecho y por la parte superior. Estas deformaciones habían provocado algunos levantamientos en la zona y pérdidas de las capas pictórica y de preparación. También presentava una capa de suciedad superficial y un barniz mal aplicado que dificultaban la lectura de la escena.
 
 
 
La obra Lactatio de san Bernardo de Claraval se debería inscribir, según el historiador Rafael Cornudella, en el contexto estilístico de la pintura romana postmarattesca (primeros decenios del siglo XVIII). Representa a San Bernardo recibiendo la leche de la Virgen.
 
Los problemas principales que presentaba este cuadro eran las pérdidas y el debilitamiento de la adhesión de la capa pictórica. Estas pérdidas se producían en franjas horizontales, por haberse doblado en algún momento de su historia. A estas alteraciones también contribuyó la gran cantidad de polvo y suciedad del reverso y del anverso, acumulada por el paso del tiempo.