Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Redacción/CR) El próximo 3 de septiembre y durante cuatro días Francesc Torralba impartirá un curso monográfico con el título "¿Tiene sentido la existencia? Crítica del nihilismo contemporáneo". El curso, que está organizado por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona, ​​se hará por la tarde en la sede del ISCREB. Las inscripciones están abiertas.
Francesc Torralba responde a las preguntas de CatalunyaReligio.cat
 
¿Cuál es el objetivo del curso?
 
(FT) El objetivo del curso es dar respuesta a la pregunta filosófica por definición: la del sentido de la existencia. No existe una respuesta científica a esta cuestión central, tampoco existe un consenso entre los filósofos respeto a qué es lo que dota de sentido la existencia, pero todo ser humano, en un momento u otro de su vida, se formula esta cuestión. Intentaremos explorar las diferentes respuestas, tanto de signo creyente como ateo, que se han configurado a lo largo de la historia de las ideas.
 
¿De qué necesidad nace?
 
(FT) La necesidad de sentido es consustancial a todo ser humano. Viktor Frankl afirma que en todo ser humano hay una voluntad de sentido y que esta necesidad no es de carácter físico, ni psíquico, ni social, sino de carácter espiritual. Especialmente en las situaciones de sufrimiento, de enfermedad y de fracaso, la cuestión del sentido se expresa con toda su vehemencia. No hay una respuesta unívoca, pero queremos explorar la plausibilidad que tienen las diferentes respuestas.

¿En qué consiste el curso? Qué temas se tratarán en profundidad?
 
(FT) En una primera sesión se explora la distinción entre significado y sentido, entre el sentido inmanente y el sentido trascendente, entre el discurso religioso y el discurso filosófico. Posteriormente se exploran las experiencias de ruptura del sentido, la llamada crisis de sentido. Después nos adentramos en las llamadas filosofías del absurdo, especialmente interesantes en el siglo XX. Nos adentramos en la obra de pensadores que defienden nítidamente que la vida humana es absurda tanto en su génesis como en su fin y, por último, exploramos la cuestión del sentido desde una óptica cristiana, a la luz de la propuesta de el Evangelio. Tratamos de ver su plausibilidad.

¿Qué crítica hace el cristianismo al nihilismo contemporáneo?
 
(FT) Como dice Friedrich Nieztsche, el nihilismo es el más peligroso de los huéspedes. Se ha extendido en la cultura de masas y está presente en la vida cotidiana de las personas. Hay muchas formas y tipos de nihilismo, incluso un nihilismo de carácter místico. Según el nihilismo, la nada es el verdadero destino del ser humano, así como su origen y su raíz más profunda. Estamos solos, flotando como copos en medio de un inmenso espacio celestial; somos vida consciente, pero vida que tiende a la nada y que proviene de la nada. Estamos hechos de nada. Desde la filosofía cristiana, se afirma que somos un don, una creación, somos seres subsistentes que somos creados por Dios y orientados hacia una vida eterna. La diferencia de planteamiento es substancial y también sus consecuencias en el orden práctico de la vida.
 
¿Tiene sentido la existencia?

(FT) La cuestión del sentido está abierta. En la vida conjugamos muchos verbos pero, en mi opinión, el que hace que la vida tenga sentido, que merezca la pena vivirla, es poder conjugar el verbo amar. De hecho, si no pudiéramos amar ni sentirnos amados, la vida carecería de sentido. Somos seres hechos para amar y amar es lo único que puede llenar el corazón del ser humano.