Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) Proyecto Paidós. Este es nombre de un nuevo programa de Cáritas Diocesana de Barcelona para la atención integral e integrada de la pobreza infantil. Las principales innovaciones que ofrece este programa es afrontar la pobreza hereditaria -la que se transmite de padres a hijos- desde todos los frentes, el trabajo en red con diversas entidades públicas y privadas, y la evaluación reglada de los resultados obtenidos. Es un paso más en la atención social que realiza Cáritas, sin abandonar la respuesta a las urgencias inmediatas que genera la crisis.

Paidós ha presentado esta mañana con un rueda de prensa en la que ha asistido el conseller de Bienestar Social, los alcaldes de los tres ayuntamientos que acogerán los primeros centros piloto del proyecto (Barcelona, ​​L'Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià del Besòs) y los directores de las seis entidades privadas que participan en el proyecto.

"Qué gran amor hay hoy aquí". Así ha definido Sebastià Taltavull el acto de firma del convenio que formaliza el proyecto. El obispo auxiliar de Barcelona presidía el acto en nombre del cardenal Martínez Sistach que no ha podido asistir por un viaje imprevisto a Roma. Taltavull ha destacado que todo el trabajo que promueve Cáritas responde al mensaje de la Iglesia de que "la dignidad de la persona es lo primero de todo" y ha reivindicado una economía al servicio de la persona ".

El director de Cáritas, Jordi Roglà, ha presentado el proyecto como una prueba "que quiere demostrar que la erradicación de la pobreza hereditaria es factible "y nace de la constatación de que la pobreza infantil es uno de los problemas que ha crecido más en los últimos años. El número de niños atendidos por Cáritas han pasado de ser el 17% de los usuarios al 24% actual.

El proyecto, que ha presentado su responsable Carme Trilla, prevé cuatro centros piloto. Paidós destaca por la coordinación plena con los servicios sociales públicos y el trabajo en red con las seis entidades privadas que colaboran. Además de la financiación de la Obra Social "la Caixa" , en aspectos como la evaluación de resultados se contará con el apoyo de los centros universitarios de la Fundación Blanquerna y de la consultoría Deloitte . Establecer indicadores de éxito que permitan valorar la intervención social realizada es uno de los objetivos relevantes del proyecto. En las tareas de reinserción se contará con la experiencia de la Fundación Formación y Trabajo y de Suara Cooperativa o de las actividades de la Fundación Pere Tarrés .

En las intervenciones de los directores de estas entidades, Jaume Lanaspa de la Obra Social "la Caixa" ha destacado que "la pobreza no es una maldición bíblica "y que" no lo arreglan los mercados ". Desde la Fundación Blanquerna, Andreu Ibarz, ha hablado de la necesidad de crear nuevos modelos de lucha contra la exclusión y "extender la sensibilidad del proyecto a los universitarios". El resto de intervenciones, como la de Josep Oriol Pujol de la Fundación Pere Tarrés han destacado la perspectiva global de la iniciativa: "un pequeño sueño en el mundo de la intervención social".

Los alcaldes Xavier Trias, Núria Marín y Jesús María Cangas, han coincidido en la importancia de que las administraciones públicas sigan fortaleciendo políticas sociales que garanticen las oportunidades de todos y la cohesión social. El Consejero Josep Lluís Cleries ha situado el proyecto "en la línea de lo que hay que hacer ahora".

El primer centro piloto se abrirá este mes en Barcelona en el barrio de la Barceloneta, y el próximo en Nou Barris. En conjunto se prevé que se puedan atender unas 200 familias para poder evaluar y extender después el servicio.