Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Carla Herrero Nebot / CR) Este próximo año el proyecto FIARE Banca Ética se integrará plenamente a la Banca Popolare Etica de Italia (BPE). Su presidente, Ugo Biggeri, ha pasado unos días en Barcelona para explicar este proceso de unión y defender por qué, en una situación financiera como la actual, son tan necesarias las finanzas éticas.

"Es un momento particular e interesante para las finanzas éticas porque tienen unas ideas nuevas que buscan el interés de las personas y de las organizaciones. Demuestran transparencia, a dónde va el dinero y eso da confianza a la gente."

La organización de BPE tiene cuatro áreas en Italia y la quinta área será la del Estado español. Aunque técnicamente y el método de la participación es el mismo, habrá un proceso de descentralización que se está concretando con FIARE para adaptar el servicio a la realidad del Estado español. Los sitios escogidos para abrir las dos o tres filiales previstas son Bilbao, Barcelona y Madrid.

"La apuesta de proceso de confluencia de base cooperativa es un reto muy importante tanto para FIARE como para Banca Popolare Etica. Hay mucho trabajo por hacer, en el Estado hay mucha necesidad de crédito".

Tanto FIARE como BPC tienen detrás suyo una gran cantidadat de personas jurídicas relacionadas con la Iglesia. En el caso de FIARE, por ejemplo están Justicia y Paz, Capuchinos, Monasterio de Montserrat, etc.

"La situación en Italia es muy similar. Hay parroquias, Cáritas, sacerdotes... detrás de BPE, pero no hay una pronunciación oficial de la Iglesia", explica Ugo Biggeri. Al mismo tiempo remarca que "En la Caritas in Veritate sí que se habla oficialmente de finanzas éticas pero la Iglesia, a la hora de la verdad, no se implica como institución".