Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) "Ninguno de los pueblos o regiones que forman parte del Estado español podría entenderse, tal y como es hoy, si no hubiera formado parte de la larga historia de unidad cultural y política de esta antigua nación que es España. Propuestas políticas encaminadas a la desintegración unilateral de esta unidad nos causan una gran inquietud". Este es el mensaje de los obispos españoles ante las reivindicaciones soberanistas que se formulan desde Cataluña. Se ha hecho público el día de San Francisco de Asís con una nota de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española.

Después de cuatro años de crisis y de numerosas peticiones, finalmente el episcopado español ha emitido un texto conjunto sobre la grave situación económica y sus consecuencias: "Ante la crisis, solidaridad ". Pero dentro del texto, se ha añadido un párrafo -el punto número 12- referido a "las relaciones entre los pueblos de España" que recupera los argumentos de la instrucción pastoral del 2006 "Orientaciones morales ante la situación de España". La nota de este jueves reproduce algunos párrafos del documento de 2006 referente a la unidad de España y repite la misma argumentación.

La declaración de la Permanente reconoce "en principio, la legitimidad de las posturas nacionalistas que verdaderamente cuidan el bien común". Pero todo el texto se decanta por destacar" la responsabilidad respecto al bien común de toda España". El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, ha explicado en la rueda de prensa que de ello se deriva que "hay un deber moral sobre el bien común de España y las acciones unilaterales políticas no son prudentes ni moralmente aceptables".

Martínez Camino, ante un rocambolesca pregunta sobre cómo los católicos catalanes debíamos argumentar contra la independencia, también ha añadido que "esto no quiere decir que se sacralice la Constitución, ni que se sacralice la unidad de España. 'Se que España no está en el Evangelio', nos dicen. Ya lo sabemos. Pero hay una doctrina social de la Iglesia en la que se aplican los principios general de caridad, de solidaridad y de responsabilidad a situaciones concretas".

El texto ha sido aprobado por la Comisión Permanente, el máximo organismo de gobierno de la Conferencia Episcopal Española entre las plenarias bianuales. El texto ha recogido 17 votos a favor y cuatro abstenciones. Curiosamente, en la Permanente hay cuatro obispos catalanes: Sistach, Pujol, Sáiz y Taltavull, que han asistido todos a la reunión. El texto de 2006 también fue aprobado por la plenaria con seis votos en contra y tres abstenciones. En aquella ocasión, algunos de los obispos catalanes optaron por intentar suavizar el texto original y poder introducir, por ejemplo, la "legitimidad de las posiciones nacionalistas que, sin recurrir a la violencia, por métodos democráticos, pretendan modificar la unidad política de España".

La publicación de la declaración de la Conferencia Episcopal Española ha coincidido con la reunión que hacen este jueves y viernes en Barcelona los obispos catalanes. Algunos de los pronunciamientos de carácter político de la Conferencia Episcopal Española han sido contestados o matizados individualmente por algunos obispos de Cataluña. Y, en 2008, la Conferencia Episcopal Tarraconense ya tuvo que modular otra nota de Comisión permamente sobre las elecciones generales muy polémica por su inclinación partidista: "Deseamos que dicha Nota no sea interpretada como una limitación de la libertad de opción política sino como unos principios orientativos que ayuden al discernimiento moral para que los ciudadanos puedan votar en conciencia ", decía el texto conjunto de los obispos catalanes de 2008.

La doctrina que han expresado siempre los obispos catalanes ha sido la de "reconocer la personalidad y los rasgos nacionales propios de Cataluña, en el sentido genuino de la expresión, y defendemos el derecho a reivindicar y promover todo lo que ello conlleva, de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia", como recordaron el año pasado en el documento"Al servicio de nuestro pueblo". Del mismo modo, defiende "la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos y que busquen con paciencia la paz y la justicia".

Para calentar más el ambiente, la edición de esta semana del semanario del arzobispado de Madrid "Alfa & Omega" publica un texto en el que pide que se emprendan acciones "penales" contra el presidente de la Generalitat y habla de los beneficios que obtuvieron los catalanes de "la solidaria España de la posguerra y del franquismo".

 

allowscriptaccess "/>