Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Ayuntamiento de Vic) Este domingo Benedicto XVI oficiará la ceremonia de canonización de Carme Sallés, religiosa capuchina. Sallés fue beatificada en 1998 en reconocimiento a su vocación y misión religiosa. La ceremonia, que se realizará en San Pedro del Vaticano, será solemne y tendrá una nutrida representación política y eclesiástica, tanto catalana como del estado español.

Carme Sallés y Barangueras nació en Vic el día 11 de abril de 1848. En 1856, toda la familia se trasladó a Manresa. Desde muy pequeña manifestó una fuerte devoción por María y el misterio de la Inmaculada Concepción. Se educó en un colegio de la Compañía de María en Manresa. Desde siempre manifestaba su desacuerdo por la diferenciación entre géneros tan característica de la época. No siguió las tradiciones del momento y rechazó el matrimonio, porque quería ser capuchina. En 1869 cumplió sus deseos y se hizo religiosa. Aconsejada por el Padre Goberna, marchó a Barcelona para formar parte de las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad. En 1871, regresó a su ciudad natal, entró como novicia en el Instituto de la Anunciata de Vic, ubicado en la calle de los Caputxins, y un año más tarde, profesó. En 1892, fundó la Congregación de las Concepcionistas Misioneras de la enseñanza en Burgos. Carme Sallés fue una mujer adelantada en su tiempo y un modelo de mujer luchadora. Quería mujeres formadas, cApaces, preparadas para dar su propia opinión; creía en la formación de la mujer como un pilar básico para el bienestar de los pueblos y capital para la formación de los hijos en la cohesión de la familia, así como un eje elemental para la transmisión los valores. Murió en Madrid el 25 de julio de 1911.