Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Salvador Pié - CR). Tras las intervenciones en el aula, la segunda y última parte del Sínodo se ha desplegado en dos momentos. Primero el trabajo muy vivo y dinámico de once grupos lingüísticos para redactar unas proposiciones operativas a presentar al papa Benedicto XVI. Son las propuestas que el papa tiene presente en el Documento correspondiente a este Sínodo que suele publicarse un año y medio después de su conclusión, por tanto se trata de un texto más interno del Sínodo.

En segundo lugar, la redacción en comisión y en plenario de un Mensaje al Pueblo de Dios sobre el tema del Sínodo que tiene la misión de presentar las grandes cuestiones planteadas en forma de manifiesto.

Si algún resumen significativo se puede hacer del Sínodo está precisamente en el precioso símbolo que introduce el Mensaje a todo el Pueblo de Dios basado en la narración de la Samaritana y su encuentro con Jesús. En efecto, el Sínodo ha dado cuenta de la situación a menudo de desierto de nuestro mundo -como la narración de la Samaritana-, calificada justamente como "desertización espiritual", y al mismo tiempo de las búsquedas diferentes de sed y de agua que la sacie. El encuentro personal con Jesucristo, descubierto sólo al final de la narración, cambia la vida y hace posible anunciarlo a los demás.

En efecto, esta es la mejor síntesis de la experiencia de este esperado Sínodo que ha partido de una amplia conciencia de la necesidad que tiene la misión evangelizadora de toda la Iglesia de un cambio y de una adecuación a las nuevas situaciones de nuestro mundo. Es desde aquí que sale la expresión de Nueva Evangelización, dirigida particularmente a bautizados alejados de la fe, pero también concebida como el nuevo ardor, la nueva fuerza y ​​los nuevos métodos que se necesita para evangelizar hoy.

Cabe resaltar que este Sínodo en la práctica ha privilegiado la comprensión de la Nueva Evangelización como nuevo ardor, nueva fuerza y ​​nuevos métodos en la misión fundamental de la Iglesia y así se puede ver en las 58 proposiciones votadas por el Sínodo que se presentan al Papa. Esta es una enumeración que sintetiza el contenido de las 58 proposiciones votadas este sábado.

Algunos puntos más significativos de las 58 proposiciones que se pueden leer integras aquí.

5: El objetivo es la renovación de la fe y su inculturación.

7: Unidad de los tres aspectos de la Evangelización: la ordinaria de crecimiento en la fe; el anuncio a quienes no conocen a Jesucristo y la nueva evangelización de los bautizados alejados.

8: El testigo en un mundo secularizado, a menudo como "pequeño rebaño" (Lc 12,32).

9: Importancia de la proclamación primera -kerygma- y necesidad de hacer una síntesis.

11: Promoción de la Biblia como alma de todo con la Lectio divina.

12: Fuerte reafirmación del Concilio Vaticano II, siguiendo la interpretación de Benedicto como una "reforma dentro de la continuidad".

13: Provocaciones del secularismo: la soledad y la falta de sentido, hay que mostrar la verdad y belleza del evangelio.

14: Reforzar la función reconciliadora y pacificadora de la Iglesia en el mundo.

17: Retomar la relación entre fe y razón, con los 'preámbulos de la fe' (o condiciones de posibilidad), que los teólogos trabajen para una teología de la credibilidad y una apologética (no polémica y como propuesta).

20: La belleza como vía para la nueva evangelización: "amamos lo bello", dice San Agustín.

22: Necesidad de la auto-conversión de los propios obispos, pidiendo perdón.

24: Recordar el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia para la presencia cristiana en la sociedad.

25: Atención a las grandes urbes, ciudad y realidades urbanas tan diferentes y a menudo problemáticas.

26: La parroquia: gran insistencia como lugar básico de evangelización, pero hay que ampliar mucho el horizonte.

27: Escuelas y universidades: velar identidad e importante corresponsabilidad de laicos.

29: Propuesta de que los Obispos locales puedan instituir un ministerio del catequista, e importancia del Catecismo de la Iglesia CaCatólica y su Compendio, como puntos de referencia.

30: Importancia de estudiar teología como ciencia de la fe.

31: Reafirmar la importancia para toda la Iglesia de la opción preferencial por los pobres.

33: Que haya en cada diócesis menos un lugar especial para las confesiones.

34: Relanzamiento del valor del domingo, como día del Señor.

36: Redescubrir la dimensión también contemplativa de la evangelización.

38: Atención especial renovada a la iniciación cristiana.

42: Ir hacia a una "acción pastoral integrada" en cada diócesis.

43: Reconocimiento de los 'nuevos' movimientos que deben '"cooperar tenazmente con la parroquia".

44: Más dinamización de la presencia del laicado en el mundo.

45: Reconocimiento especial de las mujeres por su papel decisivo en la nueva evangelización.

46: La familia: punto central y base de la nueva evangelización, atención a los matrimonios 'rotos'.

51: Los jóvenes: importantes...; Referencia al YOUCAT.

52: Testimonio importante del momento de celebrar el 50 aniversario del Concilio Vaticano II, con presencia del Patriarca Ecuménico de Constantinopla y del Arzobispo primado de Inglaterra, unido a presencias cristianas.

53: Continúa importando el diálogo interreligioso.

54: También el diálogo fe y ciencia.

55: El Atrio de los Gentiles, modelo de diálogo fe / cultura; las instituciones educativas pueden promoverlo.

56: La custodia de la creación como obra buena de Dios.

57: Hay que velar la transmisión de la fe.

58: María: que por su presencia la Iglesia se convierta en casa para muchos y madre de todos los pueblos.

 

 

Salvador Pié, teólogo, experto del Sínodo nombrado por Benedicto XVI.