Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(ISCREB) Este lunes se ha inaugurado el curso del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona en el Aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona con un balance del curso académico y la lección inaugural de Carles Torner. El ISCREB en el curso pasado recibió el reconocimiento a efectos civiles de las titulaciones de Bachillerato y Licenciatura con unas equivalencias de Grado y Máster y tiene más estudiantes virtuales que nunca. La cifra de matriculados en la modalidad por internet continúa en aumento: de los 1.020 alumnos del curso 2011-2012, 832 estudiaron por internet y 242 optaron por continuar haciéndolo presencialmente -54 hicieron los estudios en las dos modalidades-.

El doctor Antoni Matabosch, director del ISCREB, destacó este aumento de alumnos en la modalidad virtual: "el Máster en Diálogo Interreligioso, Ecuménico y Cultural que se imparte con la URL nos llevó a ampliar la oferta de asignaturas en el entorno virtual". Matabosch ha recordado también el cincuentenario de la celebración del Concilio Vaticano II, que fue "un inmenso esfuerzo para ir a lo esencial, que es la preeminencia de la Palabra de Dios en la Iglesia. Y el ISCREB no tiene otra razón de ser que enseñar de manera sistemática y a fondo la fe de la Iglesia renovada en el Concilio". "El ISCREB es fruto de todas estas exigencias cristianas y las quiere inscribir y aplicar en el campo que le es propio: la enseñanza a nivel universitario de la fe cristiana vivida en la Iglesia. El primer ciclo de nuestros estudios -dijo Matabosch- ofrece una presentación global del hecho cristiano. El segundo ciclo hace hincapié en dos dimensiones que consideramos básicas en el momento actual: por un lado, la especialidad en Teologia bíblica quiere profundizar en la exégesis y la hermenéutica de la Escritura para dejarse interpelar por su testimonio y reencontrar la especificidad de la identidad cristiana".

Por otra parte, el director del ISCREB ha recordado que "la especialidad en Diálogo interreligioso, ecuménico y cultural quiere poner la fe en diálogo con nuestra cultura, teniendo en cuenta especialmente la dimensión interreligiosa y ecuménica, que nos da una de las claves para interpretar la diversidad social y cultural que vivimos, a la vez que es un reto que interpela nuestra misma fe".

Antoni Matabosch ha destacado que entre las actividades de extensión universitaria "se han iniciado algunas colaboraciones con entidades privadas y de la administración pública orientadas a promover la formación interreligiosa en diversos ámbitos profesionales". En concreto, el pasado mes de febrero el ISCREB colaboró ​​con el Servicio de Atención Espiritual y Religiosa de San Juan de Dios en la organización del curso sobre la Diversidad religiosa en el ámbito sanitario. Y a finales del curso pasado se inició un trabajo conjunto con la División de mediación y convivencia del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet para poder ofrecer un curso sobre Conocimiento y gestión de la diversidad religiosa para los técnicos y funcionarios de diversos ámbitos de la administración pública de ese municipio.

Carles Torner, sobre Poetas catalanes en diálogo con Dios

La lección inaugural del curso 2012-2013 ha sido a cargo del doctor Carles Torner, profesor en la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna (URL) y director de la revista montserratina Qüestions de Vida Cristiana. Poetas catalanes en diálogo con Dios ha sido el título de la ponencia de Carlos Torner: "Hay un malentendido que filtra la lectura de los poetas catalanes cuando en sus versos se hacen eco del Gran Código bíblico. Cada vez que un crítico, para justificar el uso de un fragmento de la Biblia por parte del poeta que está estudiando, se apresura a decir que se trata de una lectura que difiere de la ortodoxa, de hecho muestra que tiene una visión plana del texto bíblico ". "¿De qué ortodoxia se puede hablar?", se preguntó. "La supuesta oposición de la voz poética singular a la ortodoxia, ¿no reduce a sólo dos términos lo que de hecho es un campo magnético de proporciones -nunca mejor dicho- bíblicas? Porque la Biblia misma es, de punta a punta, un estruendo de disputas poéticas, de mitos reescritos, de relecturas, debates teológicos y pugnas espirituales. ¿No sería más sencillo y ajustado poner de relieve el trasfondo bíblico de un poema y mostrar cómo el poeta singulariza su voz dentro de este contexto plural?", argumentó el profesor Torner.

"Los poetas mismos no se equivocan y pugnan unos con otros para singularizarse: Riba replica a Maragall y tenemos dos traducciones del salmista enfrentadas. Donde Maragall lee 'He creído y por eso he hablado', es decir que su sinceridad poética y religiosa es avalada por su fe, Riba lee en cambio 'He hablado y por eso he creído', es decir que sólo en las palabras del poema finalmente escrito el poeta se reconoce y sabe que puede creerse sincero. Ante la incursión de Josep Carner en el Antiguo Testamento cuando recrea en Nabí la leyenda de Jonás y su 'irónica y dulcísima didáctica del perdón ", Salvador Espriu replica con la Primera història d'Ester, el personaje de la mujer combativa y salvadora de su pueblo ', ha explicado Carles Torner.

"Hasta el día de hoy, saltando a través de las fronteras de la 'creencia': Josep Palau i Fabre y su paradójico Càntic espiritual, Maria Mercè Marçal con los poemas crísticos de su libro póstumo, Màrius Sampere elevando a Dios la protesta ( 'Padre, el dolor no era necesario'), Narcís Comadira contradiciendo a San Pablo en Enigma... Hasta el presente. La poesia catalana, de la guerra acá, está llena de poetas en diálogo con Dios. Quizás es hora de leerlos sin filtros para captar la actualidad de sus ecos bíblicos ", concluyó el poeta y profesor Carles Torner.

El decano de la Facultad de Teología de Cataluña, el doctor Armand Puig, que también ha intervenido en el acto de inauguración de curso, ha felicitado al director del ISCREB por el trabajo realizado y ha bautizado el instituto como "la UOC -Universitat Oberta de Catalunya- de las ciencias religiosas".

El perfil del alumnado del ISCREB

Durante el curso 2011-2012, el Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona (ISCREB) contó en total con 1.285 alumnos: 242 cursaron el ISCREB presencial, 832 la modalidad virtual, 54 hicieron asignaturas de presencial y de virtual, y 265 son los correspondientes a los cursos de Extensión Universitaria (25 en el centro de Terrassa, 21 al de Sant Feliu y Sant Boi de Llobregat, 30 al de Mataró, 169 pertenecen al de Actualización Teológica y 20 el Diálogo Interreligioso Monástico, DIM).

Por sexos: en el ISCREB presencial hubo un 76% de mujeres y un 24% de hombres, mientras que en el virtual las mujeres son el 58% y los hombres el 42%. Por edades: los mayores de 55 años representan el 33% del alumnado del presencial y sólo un 9% del virtual; la franja de edad entre 41 y 55 años tiene un 29% del alumnado presencial y un 41% del virtual, mientras que entre 30-40 años son un 23% de alumnos presenciales y un 33% de virtuales, finalmente, los menores de 30 años son la minoría: 15% en presencial y 17% en virtual.

Al final del acto se han entregado los diplomas de diplomatura y de licenciatura en Ciencias Religiosas correspondientes al curso 2011-2012.