Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR). Este sábado se ha celebrado la octava jornada anual del Grup Sant Jordi, una iniciativa de debate transversal que promovió el obispo Joan Carrera. La caridad ha sido el punto de referencia de la reflexión en un contexto de crisis económica y como respuesta desde la comunidad cristiana. Una Iglesia que se sostiene por la caridad.

"La Iglesia de Jesús se compone de un pueblo que tiende a amarse, lo que hoy es más imprescindible que nunca". Esta ha sido una de las reflexiones del historiador Juan María Laboa en una de las ponencias de la jornada. Laboa, autor del libro Por sus frutos los conoceréis. Historia de la caridad en la Iglesia ha subrayado la dificultad de ser realmente fieles a la pobreza que predica el Evangelio: "La gente casi nunca se confiesa del pecado contra la caridad" y "hablamos de la riqueza del Vaticano pero pocos cristianos reparten la mitad de su fortuna". En este sentido ha remarcado "la inmensa capacidad que tenemos de selecionar y hacer políticamente correcto el Evangelio".

La ponencia del hermano de San Juan de Dios Miguel Martín también ha situado como núcleo del cristianismo la donación a los demás en una sociedad en la que "somos mucho de sentir lástima y no de sentir compasión". Para Martín, ante los eslóganes en los que todos podemos estar de acuerdo, es necesaria la práctica: "todo indica que no seremos juzgados por nuestra ortodoxia, sino por nuestra ortopraxis".

Las intervenciones han situado a la caridad como uno de los signos que puede hacer más visible a la Iglesia y con la que se puede hacer entender. "La Iglesia como un espacio de caridad donde todos sean acogidos", ha definido Laboa, y ha lamentado que durante muchos años no se haya contado con un laicado preparado o que no se haya sabido darle suficiente protagonismo.

Martín también ha hablado de "la caridad como un lenguaje universal" y ha alertado de que "no todo el Reino de Dios está en la Iglesia, ni todo lo que hace la Iglesia construye el Reino de Dios".

La mesa redonda que ha completado la jornada se ha centrado en la experiencia concreta de caridad de cinco testigos que ha dejado frases como que "La caridad no entiende de fronteras, y al mismo tiempo la caridad es respetuosa con todos los pueblos" o que "Lo que tienes de más es lo que le falta a un pobre".

En la jornada de reflexión han participado unas 150 personas de diversos ambientes eclesiales y sociales, entre ellos Francina Alsina, Carles Armengol, Oriol Badia, Josep M. Benítez, Joaquim Brustenga, Miquel Calsina, Josep Maria Carbonell, Josep Maria Cullell, Oriol Domingo, Josep Maria Esquirol, Miquel Esquirol, Pere Fábregas, Josep Maria Fisa, Eduard Fornés, Ignasi Garcia Clavel, Concepció Huerta, Eduard Ibáñez, Marcel Joan, Josep Maria Jubany, Jordi López Camps, Josep Llunell, Albert Manent, Antoni Matabosch, Màxim Muñoz, Ramon Maria Nogués, Lluís Portabella, Manel Pousa, Felip Puig, Enric Puig, Xavier Puigdollers, Josep Maria Puigjaner, Francesc Rosaura, Peio Sánchez, Lluís Serra, Josep Vaquer, Catalina Verdera, Antoni Vives y el arzobispo Joan Enric Vives. También han asistido invitados de Madrid, del País Vasco y de Valencia como José María Aguirre, José A. Badiola, Javier Baeza, Jesús Bastante, Ramón Ibeas, Fernando Sanz, y Julio Silvestre.