Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) "No es verdad que haya una crisis financiera, hay una crisis de sistema. Ha fallado el sistema". Esta es la denuncia que hizo este martes Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex director general de la UNESCO, en el acto de inauguración oficial de curso de la Fundació Joan Maragall. El acto, presidido por el cardenal Lluís Martínez Sistach, tuvo lugar en el Seminario de Barcelona.

Mayor Zaragoza insistió en que el "el mercado ha sustituido la justicia social" y que precisamente "la única vez que Jesús utiliza la fuerza física es para expulsar a los mercaderes del templo. Ahora nosotros tenemos que hacer lo mismo". Como ejemplos de la quiebra del sistema, recordó que cada día mueren 5.000 niños de hambre o que 1.000 millones de personas no tienen acceso al agua potable. O que harían falta 12.000 millones de dólares al año para erradicar el Sida, y mientras tanto se gastan 4.000 al día en armamento. "No puede ser que se gaste este dineral para proteger un 20% de la humanidad", dijo Mayor Zaragoza, que concluyó que "esta es la situación real y estos son nuestros hermanos"

Ante este situación recordó que "en el cristianismo un ser humano es nuestro hermano y no lo podemos abandonar en esta situación" y que todos los seres humanos son iguales en dignidad pero "en cambio, dejamos que gran parte de la humanidad viva en condiciones inhumanas. No pensemos sólo en el 20% de población occidental, pensemos en todos los demás".

El expresidente de la UNESCO también situó la educación en el centro del debate. "Educación es ser libre y responsable" dijo, y destacó que la libertad es uno de los dones más importante que ofrece Dios: "Si Dios fuera demostrable científicamente no tendríamos la libertad para poder escoger entre creer o no. No tendriamos la grandeza de la libertad".

Casi 6.000 participantes

En el acto inaugural del curso, el presidente de la Fundació Joan Maragall, Josep Maria Carbonell, hizo un balance positivo del curso anterior especialmente del evento Gaudí en Roma, coorganizado con la basílica de la Sagrada Familia que permitió "dar a conocer, en un marco tan emblemático como el del Vaticano, la vitalidad de la Iglesia y de la cultura catalana y sus raíces cristianas". Además de esta iniciativa en Roma, con más de 30.000 visitantes, explicó que en el resto de actividades y cursos de la Fundació participaron casi 6.000 personas.

El cardenal Lluís Martínez Sistach cerró el acto hablando de "un divorcio entre fe y cultura y la necesidad de una auténtica reconciliación en bien de la fe y en bien de la cultura. En dicho divorcio pierden ambas partes, mientras que en la armonía y las buenas relaciones ganan ambas. Y estamos trabajando en la Iglesia en estas relaciones".

Se puede ampliar la información del acto aquí