Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) El obispo de Lleida, Joan Piris, ha decidido dar su paga de Navidad a Cáritas y ha invitado a los sacerdotes del obispado a hacer lo mismo. A través de una circular interna dirigida a los sacerdotes de la diócesis de Lleida les dice que "me permito haceros una sugerencia: que todos nosotros -yo también- demos a Cáritas nuestra gratificación extraordinaria de Navidad. Os invito a hacerlo de manera totalmente voluntaria y personal".

El obispado ha hecho pública esta circular a través de la web. El sueldo de un obispo es de unos mil euros y los 90 capellanes que hay en Lleida cobran unos 800 euros al mes si tienen una dedicación completa a la diócesis.

En la circular Piris recuerda "el Mensaje de este año 'La necesaria calidad espiritual', y refiriéndome a la comunicación cristiana de bienes, os decía que 'la actitud de compasión, solidaridad y compromiso debe animar a los miembros de nuestra Iglesia ​​diocesana a compartir sus bienes con los más desfavorecidos, aportando, como mínimo, el 0,7% de sus ingresos'"(se puede leer aquí en la página 29). Y añade a los sacerdotes que "me consta que muchos de nosotros (si no todos) estamos compartiendo, cada mes, un porcentaje mucho más grande de nuestros ingresos en favor del prójimo. Doy gracias a Dios por esta generosidad".

En una entrevista de este domingo en La Xarxa el obispo de Lleida ha querido quitar importancia a la noticia porque "me consta que muchos obispos están haciendo lo mismo y ya hace tiempo. No tiene ninguna originalidad y forma parte del talante de un cristiano".