Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Obispado de Lleida) Representantes del Obispado de Lleida, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Cáritas, la Asociación de vecinos Universidad y de otras asociaciones sociales de la ciudad, así como ciudadanos a título individual, constituyeron ayer un grupo de trabajo para convertir el ala derecha del edificio del Seminario en pisos para familias desahuciadas.
 
El obispo Joan Piris presidió la reunión donde se decidió crear una Comisión de Seguimiento para iniciar esta iniciativa pionera en todo el Estado.
 
Este equipo de trabajo se organizará en seis grupos que atenderán a las cuestiones social, técnica, económica, jurídica, familiar y comunicativa del proyecto. Un representante de cada uno de estos grupos participará en la Comisión Permanente, que estará coordinada por el director ejecutivo del proyecto, Paco Campo.
 
De esta Comisión Permanente también forman parte el señor obispo, como responsable máximo del proyecto "Viviendas sociales del Seminario", el cual participará cuando y de la manera que él determine; el delegado de pastoral caritativa-social, mosén Carles Sanmartín, y Montserrat Canals, que actuará de secretaria.
 
El Obispado ha puesto a disposición de los grupos de trabajo unas dependencias en la Casa de la Iglesia (Academia Mariana) y un despacho equipado en el edificio del viejo Seminario, para la comisión técnica del proyecto. En la reunión de ayer, el delegado de la pastoral caritativa-social, Carles Sanmartín, informó de la avalancha de ofrecimientos de ciudadanos para colaborar en el proyecto de una manera totalmente desinteresada.
 
Ofrecimientos que se habían recibido incluso de fuera de Lleida. Sanmartín leyó una carta de un ingeniero de caminos leonés, el cual, desde Astorga, estaba dispuesto a desplazarse hasta Lleida y pagarse de su bolsillo su manutención para poder colaborar, porque había quedado admirado con esta iniciativa social.
 
También destacó que ocho arquitectos, un estudiante de arquitectura de cuarto curso, tres aparejadores y dos ingenieros técnicos habían ofrecido sus servicios de una manera totalmente altruista. Lo mismo había pasado con tres constructoras, una empresa de pinturas, que pondría todo el material para pintar y el material necesario, un colegio, que ofrecía los servicios de sus alumnos para rehacer la instalación eléctrica, una empresa de grúas y una ONG, dispuesta a ofrecer su asesoramiento.
 
En este sentido, Eduard Baches, portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, también explicó que estaban desbordados por el elevado número de comunicaciones recibidas desde que se había anunciado la iniciativa, a raíz de la visita del obispo de Lleida a la asamblea de la PAH el pasado viernes 7 de diciembre. Més de 250 mensajes, contabilizó Baches, para ofrecer colaboraciones, aportar ideas o dar ánimos.
 
El obispo Piris cree que el ala derecha del viejo Seminario podría segmentarse en una veintena de pisos. El obispo se basaba en la existencia de un proyecto, encargado con anterioridad por el propio Obispado, cuando se aparcó la idea de transformar este espacio en un centro de acogida para la gente sin techo. Esta iniciativa del Consorcio de atención social de Lleida, en la que también participa la Paeria, Cáritas y Arrels-San Ignasi, no ha quedado descartada por las diferentes partes, pero se ejecutará en otro lugar.

A partir de ahora, los seis grupos de trabajo han de fijar el calendario propio de reuniones donde abordar el proyecto ejecutivo para llevar a cabo las obras; averiguarán los aspectos administrativos y burocráticos a tramitar, buscarán los recursos financieros, estudiarán la gestión y el uso de las viviendas y velarán por la asistencia social de las familias, a las que se les quiere pedir que se implican también en el proyecto de una forma directa.