Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Instituto Borja de Bioética) Moisès Broggi ha destacado profesionalmente por su labor como médico y cirujano, de manera esencial durante la Guerra Civil, en el bando republicano, al frente del equipo médico de las Brigadas Internacionales y como miembro de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, institución que recibió el Premio Nobel de la Paz en 1985.

Destaca también de forma muy relevante su vertiente humanista en el ejercicio de la medicina, identificándose totalmente con la disciplina de la Bioética, que pretende unir ciencia y humanismo.

Símbolo de la lucha antifranquista y defensor de la independencia de Cataluña, en los últimos años se había identificado especialmente con los movimientos políticos que promueven la consecución de un estado propio para nuestro país.

Desde el Institut Borja de Bioética queremos rendir homenaje póstumo a su persona, por su estrecha vinculación a nuestra fundación. Al Institut Borja de Bioètica le dedicó especial atención formando parte de su Patronato desde el año 1984, año de su constitución como Fundación Privada, y mostrando siempre su apoyo a su labor académica. Más tarde, a la muerte del arzobispo de Barcelona, Narcís Jubany en 1996, tomó su relevo como presidente del patronato hasta 1999, en que el doctor Francesc Abel Fabre le sucedió en el cargo.

El doctor Broggi era un firme convencido de que la Bioética, como disciplina que promueve el diálogo entre las ciencias y las humanidades, debería incluirse necesariamente como materia imprescindible en todas las carreras universitarias de Ciencias de la Salud, para garantizar la humanización en el ejercicio profesional de atención a las personas. Este objetivo, que compartía con su compañero y amigo Dr. Francesc Abel -fallecido hace justamente un año-, lo mantenía ilusionado, ostentando la Presidencia de Honor del Patronato hasta el último día de su vida, desde su humildad, bondad y sabiduría. Su aportación siempre estará bien viva entre nosotros.

Precisamente el último homenaje y reconocimiento lo recibió el pasado día 18 de Diciembre, en su propio domicilio de Barcelona, de manos del Patronato del Institut Borja de Bioètica (Universitat Ramon Llull). Con tal motivo se le hizo entrega de una escultura en bronce de la artista Marta Solsona, en presencia de su esposa e hijos y de una comisión del Patronato.