Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(IQS) El XIV Simposio IQS celebrado este enero analizó tres casos que apuntan con optimistime hacia otra manera de hacer las cosas. Organizado por la Cátedra de Ética y Pensamiento Cristiano, sobre el tema "Economía con futuro", el Simposio analizó realidades económicas que señalen caminos esperanzadores, frente a las noticias negativas que nos rodean.
 
 
Durante el Simposio se presentó el caso de la cooperativa L'Olivera, que produce vinos y aceite y que integra y promueve socialmente a personas que padecen alguna discapacidad psíquica o enfermedad mental. Su director, Carles de Ahumada, expuso la historia de esta cooperativa, en la que los discapacitados no son objeto de asistencia, sino trabajadores normales en un proceso agroindustrial, convirtiéndose en un ejemplo de que la búsqueda del negocio no está reñida con el respeto a las personas y a la dignidad humana, en definitiva, con la dimensión social.
 
 
Pedro M. Sasia, profesor de la Universidad de Deusto, habló sobre finanzas éticas y, en concreto, de la experiencia de Fiare, que recupera la vocación histórica de las finanzas como medio para posibilitar el funcionamiento de la economía productiva. Fiare trabaja con créditos con los que se persigue apoyar la economía real, productiva, con una fuerte dimensión social. La dimensión ética y social de este tipo de finanzas supone un paradigma nuevo en la concepción de ​​la economía financiera.
 
 
Finalmente, Flavio Comim, profesor de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, Brasil, mostró que la economía ha estado excesivamente centrada en lo cuantitativo, en lo medible, y ha dejado de lado lo cualitativo, lo difícilmente medible, pero fundamental en la vida humana. El ponente defiende que funcionaría mucho mejor una economía centrada en el desarrollo humano, en lugar de estarlo sólo en el crecimiento del PIB.

 

Podéis ampliar la información del simposio aquí.