Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Glòria Barrete —CR) Hace más de quince años que la Fundación Migra Studium de los Jesuitas puso en marcha el proyecto del Espacio Interreligioso. Un proyecto para sensibilizar en la diversidad religiosa que ha ido evolucionando a lo largo de los años hasta convertirse en todo un referente para trabajar la pedagogía de la convivencia. Ahora el libro Pedagogia de la convivència en societats amb diversitat cultural i religiosa, editado por Claret y realizado por Alícia Guidonet, responsable del Espacio los últimos seis años, recoge todo el trabajo hecho y propone itinerarios pedagógicos para poder llevar al aula la experiencia del Espacio Interreligioso. 

Cataluña desde los años noventa y hasta 2007, aproximadamente, vive la segunda llegada de flujo migratorio, proveniente de diferentes partes del mundo. Este flujo migratorio supuso, afirma el jesuita Quim Pons, uno de los responsables de los inicios de la Fundación Migra Studium, una diversidad cultural y religiosa muy grande. 

Diversidad que también conllevó las primeras tensiones sociales y empezar a hablar de gestión de la diversidad. En 2003 nace la Fundación Migra Studium. "Respondía a una de las tres misiones de la congregación entorno al flujo migratorio, y también a una intuición expresada ya en la 34ª Congregación General de los Jesuitas", explica Pons.

Se inicia así un camino de sensibilización en la diversidad religiosa. Un "espacio de conocimiento", sintetiza Quim Pons, ya que sólo con el conocimiento, reconoce, "se deshace el miedo a la diversidad y se lucha contra los prejuicios". Conocimiento y también experiencia. "Había que hacer al Espacio interreligioso experiencia", afirma, y ​​hacerlo, recuerda, desde la espiritualidad ignaciana, propia de los Jesuitas, "aplicando los sentidos y trabajando la trascendencia a través del lenguaje simbólico".

¿A quién iba dirigido este Espacio Interreligioso? A la población escolar. Se creó para confeccionar el proyecto de un grupo interreligioso de asesoramiento donde participaban y participan aún instituciones y asociaciones de diálogo interreligioso, así como comunidades religiosas diversas. Con los años el Espacio se ha ido abriendo a un público más amplio como grupos de esparcimiento, claustros de profesores y familias. 

Mireia Pi, maestra en la escuela Lestonnac de Badalona, ha explicado la visita de la escuela en el Espacio Interreligioso. "En la escuela nos preguntábamos cómo mejorar la convivencia en el barrio y en el centro". El Espacio les ayudó a formarse y a descubrir que "sólo conociendo a los demás nos podemos acercar". Mireia Pi ha recordado cómo los alumnos musulmanes expresaban que en el Espacio se sentían a gusto, compartían su tradición con los compañeros y se abrían mucho más que en la escuela. 

Tras la visita al Espacio, la escuela se replanteó la iconografía religiosa presente en las aulas del centro. "Decidimos incorporar a todas las aulas de ESO el mapa de las religiones". Descubrir el Espacio, explicó Pi, "nos ha servido para entender cómo ser más acogedores como escuela".

Un proyecto, el del Espacio Interreligioso, que Alícia Guidonet lleva seis años capitaneando. "Encontré un proyecto fuerte donde sentí la necesidad de implicarme, y mucho, porque veía que se hacía un servicio cada día". 

Un servicio que tenía un retorno y que ahora han querido recoger en el libro. "Las personas que nos visitan captan paz, apertura para aprender y sienten la importancia del respeto y la igualdad de las religiones", explica Guidonet. 

En el Espacio Interreligioso todos los elementos de las diferentes tradiciones religiosas se encuentran al mismo nivel. Se comienza el recorrido por lo esencial para pasar después a una elaboración cultural máxima que acaba posteriormente de nuevo en lo esencial. "Ven que todas las religiones son dignas de respeto". 

El Espacio también apuesta por educar en recorridos de larga duración. Es por ello que el libro también cuenta con una propuesta de itinerario educativo pensado para toda la ESO a través de fichas que se pueden adaptar a las diferentes edades. "Aquí vemos cómo el niño que ya ha trabajado la experiencia espiritual tiene más respeto por la diversidad".