Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Lucía Montobbio –CR) La doctora Azza Karam es la secretaria general de Religions for Peace. Religiones por la Paz se ha convertido en la mayor plataforma de liderazgo multireligioso que existe en el mundo, con 92 consejos interreligiosos nacionales y 6 regionales. Karam también tiene una Cátedra de Religión y Desarrollo en la Vrije Universiteit de Ámsterdam.

Estos días ha visitado Cataluña con motivo del Día de la Tierra y del acto de presentación del Foro Internacional de Espiritualidad 'Cruïlla de camins'. Un foro que se celebrará en Manresa entre el 27 y el 30 de noviembre, que abordará el medio ambiente como eje fundamental de desarrollo desde la perspectiva del diálogo interreligioso y la juventud.

Karam ha colaborado con diferentes organizaciones intergubernamentales, internacionales y no gubernamentales desde principios de la década de 1990 y ha dado conferencias en diversas instituciones académicas en Europa, Norteamérica y regiones árabes. Ha tenido diferentes cargos en Naciones Unidas, el último como asesora principal en Cultura, en el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), y como fundadora y coordinadora del Grupo de Trabajo Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre Religión y Desarrollo.

Su doctorado (1996) se centró en el Islam político y se convirtió en su primer libro. Desde entonces, ha publicado ampliamente, en varios idiomas, sobre la dinámica política internacional, incluida la democratización, los derechos humanos, la paz y la seguridad, el género, el compromiso religioso y el desarrollo sostenible. Nació en Egipto, ha vivido y trabajado en muchos países y ahora reside en Estados Unidos.

¿Qué significa "estar en paz", "tener paz"?

La respuesta podría ser muy amplia. Es una gran pregunta. Creo que estar en paz es una combinación de tener cubiertas las necesidades básicas y tener la sensación o el sentimiento de estar seguro, sin amenaza. Vivir en paz por mí es no tener la sensación de que te falta seguridad, salud, alimentos, agua. En definitiva, es el estado de tener las necesidades básicas cubiertas y vivir con dignidad. Sin paz, no existe dignidad.

¿Qué tan importante es la convivencia entre las religiones para asegurar la paz en el mundo?

Todas las religiones, y con esto también incluyo la espiritualidad indígena, me tienen cautivada. Creo que el creador, Dios, Alá, como queramos llamarlo, nos creó a todos diferentes por una razón concreta. Hay mucha alegría, y también mucho dolor, en el momento de aprender unos de otros. Tener que convivir unos con otros es nuestro mandato en la Tierra. Debemos conseguir convivir de la mejor manera posible, y ésta es la misión de Religions for Peace desde su fundación.

¿Qué papel juegan los líderes religiosos?

Religions for Peace reunió a un grupo importante de líderes religiosos, en 1970, en un contexto donde estaba ya la organización de Naciones Unidas que persigue el objetivo de acabar con las guerras después de lo vivido en la Segunda Guerra Mundial, de acabar con el uso de las armas para matarnos unos a otros...

Lo que claramente no está pasando, como estamos viendo, por ejemplo, en Ucrania.

Claramente no está pasando, tristemente. Más bien al contrario, hemos escalado hasta amenazarnos con armamento nuclear. Y aquí entra el papel de los líderes religiosos.

Las religiones y la fe son el origen de lo que significa el ser humano: ser humano. Las instituciones religiosas fueron las primeras que definieron cómo debíamos vivir. La fe tiene un impacto en cómo pensamos, en cómo actuamos, en qué opciones llevamos a cabo.

Cabe recordar que las instituciones religiosas también fueron las primeras en proveer de educación, de salud, de política a los ciudadanos... Y, por tanto, de velar por su seguridad. Hoy en día, ya sea las iglesias, sinagogas, mezquitas u organizaciones no gubernamentales están proveyendo servicios básicos a todos los rincones del planeta. Por todo ello, la religión y el papel de los líderes religiosos es fundamental.

Los líderes políticos y los gobiernos son absolutamente esenciales, pero lo que hacen no es suficiente. En este escenario donde se busca la paz, las instituciones religiosas, los líderes religiosos tienen mucho que decir y hacer para asegurar esa paz. Una paz que no es sólo ausencia de guerra. Es una paz relacionada con lo que antes mencionaba, una paz que busca una dignidad humana que requiere un respeto mutuo, de unos con otros, porque somos diferentes. Y también requiere que respetemos el planeta donde vivimos, y que lo cuidemos, porque si no, ya no tendrá sentido para nadie estar aquí.

Manresa se prepara para acoger el Foro Internacional Cruïlla de Camins. Conjuntamente con otros ponentes, como Antoni Matabosch, presentará la iniciativa. A Matabosch le hicimos una pregunta que hoy repetimos. ¿La Tierra fue creada para nosotros?

(Ríe) La Tierra es un regalo que nos han dado. La Tierra es el paraíso. Corremos el riesgo de perderla y, como digo, si la perdemos, perderemos todos porque perderemos nuestras vidas. Todas las religiones tenemos un aprendizaje básico y es que debemos respetar los bosques, los animales, toda forma de vida... es una responsabilidad básica que no podemos rehuir. Debemos defender el planeta para garantizar nuestro futuro. El planeta está hecho de distintos continentes, no sólo de uno, y dependemos de todos ellos, al igual que del sol, de la luna, del resto de planetas... Debemos proteger todo el universo. Sólo como humanos, si entendemos este aprendizaje básico, podemos seguir viviendo en paz en la tierra.

Una paz que hoy en día está rasgada. Antes, otros compañeros periodistas han preguntado dónde está Jesús en la guerra de Ucrania. Les contestó que es con quien sufre, junto a quien sufre, junto a quien sirve.

Así es.

¿Qué cree que dirían Jesús, Moisés, Mahoma, Buda... si los tuviéramos al lado?

Si estuvieran sentados con nosotros Jesús, Moisés o el profeta Mohammed seguro que estarían llorando. Estarían decepcionados de ver todos los conflictos actuales que existen en la Tierra. Insisto: lo que hiere a uno de nosotros, hiere a todos. Todos ellos nos pedirían que paráramos y que sirviéramos a través del amor.

¿Este es uno de los retos que tiene el diálogo interreligioso, más en concreto, entre cristianos y musulmanes?

Mirad, es de entidad que empecemos a diferenciar entre lo que es el diálogo entre las diversas religiones y entre las diversas fes; y las acciones conjuntas que pueden llevar a cabo las religiones y fes. El diálogo interreligioso nos ayudó a convivir, a coexistir, a organizarnos. Aprendimos a coexistir con todos nuestros intereses. El diálogo entre las diferentes fes es fundamental.

Ahora bien, la acción entre las religiones, su colaboración es otra historia. Vamos mal si nuestros líderes religiosos no entienden aquello de que "si se ayuda a uno de nosotros, ayudamos a todos". Hoy, desgraciadamente, existen comportamientos de los líderes políticos que se reproducen en los líderes religiosos. Es decir, quiere servirse o velar exclusivamente por los intereses propios. No para los valores de la fe que compartimos. Por eso sirven, ayudan, pero de forma limitada.

En definitiva, el principal reto al que debe hacer frente la acción multireligiosa es que no haya una única verdad, que no sea su verdad la que domine, la más poderosa. Y esto es muy difícil, porque su raison d'être es defender esa verdad, que a veces quieren imponer para todos.