Pasar al contenido principal
Catalunya Religió Sáb, 12/05/2012 - 15:00

(Fundación Claret) Sociedad, Creencia y Pensamiento es el ciclo sobre humanismo y nuevas tecnologías que organizan La Salle y el Instituto de Tecnoética en la Sala Pere Casaldàliga de la librería Claret de Barcelona. El ciclo se inició en septiembre. En este vídeo podéis ver un resumen de la sesión del 15 de marzo sobre "Tecnología y Cultura. Las redes sociales al servicio de la vida»

Intervinieron Ignasi Boada, ex secretario de Raimon Panikkar y profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación y de Filosofía de la URL y del ISCREB; Francesc Canosa, periodista, doctor en Comunicación y profesor de la Facultad de Comunicación Blanquerna; y Vicenç Partal, periodista y director de Vilaweb.

El próximo 17 de mayo se celebrará una nueva sessión sobre "Tecnología y educación. Nuevos modelos de aprendizaje" donde intervendrán Lluis Vicent, párroco promotor de la Universidad Abierta La Salle y José Antonio Marina, filósofo y pedagogo.

Ignasi Boada expuso que la técnica surge de la tensión entre el hombre y la naturaleza y de la necesidad de aquel de dominar a ésta para defenderse del mal que le puede causar, la técnica le permite protegerse. A la vez la técnica consigue también otro espacio, la cultura. Todo ello va configurando una existencia que está mediatizada por las máquinas, de tal manera que éstas dejan de ser un mero instrumento y se configura un nuevo sistema de vida, una nueva realidad, como una segunda creación, donde los hombres se ven abocados a entenderse con las máquinas, a hablar su lenguaje, lo cual origina una tensión del hombre con el hombre, produciéndose un cambio profundo antropológico.

Francesc Canosa, a su vez, destacó cuatro aspectos que las redes sociales producen en la cultura. El primero es el resquebrajamiento espacio y el tiempo; los hechos, las ideas, las emociones, son comunicadas al instante, al mismo momento que suceden y en todas las partes del mundo. El segundo aspecto que observó fue el de la socialización total de la visibilidad, todos somos visibles para todos, y es difícil no serlo. El tercer aspecto es de la de la identidad. Las redes sociales, como otras realidades culturales anteriores, recogen y reproducen la realidad tal como es, con todo lo bueno y malo que tiene; este aspecto y la posibilidad de que una persona pueda tener más de una personalidad son elementos nuevos que aportan las redes sociales. El cuarto aspecto es el de la memoria, como síntesis del recuerdo y del olvido. Las redes sociales son todavía hoy un territorio virgen y habrá que ver cómo gestionan toda la información que van generando.

Vicenç Partal empezó haciendo dos comentarios previos: todavía es demasiado pronto, estamos en los inicios, y las redes sociales son la gran revolución. Las redes sociales e internet han encajado milagrosamente con nuestra concepción cultural contemporánea. Esta gran revolución tiene su origen en la cultura vanguardista de finales del siglo XIX y XX. Lo importante es la mirada, la lectura que se hace de la realidad que nos rodea, esa es la clave de nuestra cultura actual, que permite a todos usar los nuevos elementos técnicos según la mirada particular que uno tiene de la realidad. Lo que pasará a partir de ahora en las redes sociales es un incógnita, pero las redes sociales son un vector del cambio radical. El reto está en ver si la mirada individual irá acompañada de una mirada comunitaria responsable, entonces el cambio será para dar un paso adelante. Si la mirada propia se queda en un egoísmo insaciable, se habrá dado un paso atrás.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.