Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Misioneros Claretianos) El misionero claretiano Joan Sidera i Plana ha celebrado las bodas de diamante sacerdotales. El padre Sidera, nacido en 1918 en La Cellera de Ter, fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1942. Coincidiendo con el aniversario, este miércoles la comunidad claretiana y su familia han hecho una celebración en la residencia de los Misioneros Claretianos en Barcelona donde vive actualmente. Han estado presentes también algunos amigos y ex-alumnos, y miembros de la familia de Can Gaspar (cerca de Solsona) que lo acogió de seminarista al estallar la guerra civil.

El padre Sidera, que ya ha celebrado los 99 años y 83 de misionero claretiano, ha presidido la eucaristía junto a sus dos hermanos que también son claretianos, el padre Jaume y el padre Vicenç  misionero desde joven en Centroamérica. También le han acompañado el vicario general de la Congregación Claretiana, el padre Gonzalo Fernández, representando el Superior General; el provincial de Cataluña, el padre Ricard Costa-Jussà; y el director del Centro de Espiritualidad Claretiana (CESC) de Vic, el padre Carlos Sánchez.

En la homilía el padre Sidera ha repasado algunos momentos de su vida que lo han hecho "sentirme acompañado en todo momento de la providencia" y "amado por Dios". Remarcó que él ha tenido la experiencia de que "Dios nos ha llamado uno a uno, como dice el Evangelio". Durante la misa también ha reiterado la validez de la motivaciones que lo llevaron a la vida religiosa.

El padre Gonzalo Fernández remarcó que los claretianos de todo el mundo que han pasado por el CESC de Vic "se han sentido estimulados por su encomiable dedicación a la investigación sobre el fundador". En nombre del gobierno general ha agradecido "haber contagiado su pasión investigadora a una nueva generación de claretianos que aprecian su trabajo y quieren seguir su huella". También ha señalado, "en un tiempo en los que los compromisos personales duran poco", la importancia del testimonio de 75 años de sacerdocio del padre Sidera, "un canto a la misericordia y la fidelidad a Dios".

Joan Sidera y Plana, cmf

El padre Joan Sidera y Plana nació el 8 de marzo de 1918 en la Cellera de Ter (La Selva) y fue el tercero de once hermanos. Además de los dos hermanos claretianos, Santiago y Vicente, dos hermanas, Carmen y Rosa Sidera, fueron religiosas Vedruna. Siendo aún un niño, el 4 de julio de 1927 ingresó al Congregación de los Misioneros Claretianos. Los primeros años realizó los estudios en diversos centros de formación claretianos de Cervera, Barbastro, Vic y Solsona. Allí coincidió con muchos compañeros y amigos que hoy forman parte de los mártires claretianos que fueron asesinados en 1936.

El inicio de la Guerra Civil se produjo cuando estaba en Solsona pero pudo refugiarse por los bosques y varias masías de la zona huyendo de quienes perseguían los religiosos y novicios para matarlos. Gracias a la ayuda de su padre finalmente pudo volver a la Cellera de Ter. Allí fue reclutado por el ejército republicano, pero finalmente consiguió huir a San Sebastián, territorio que ya estaba controlado por las tropas franquistas. Por su condición de religioso fue liberado de las obligaciones militares.

Tras la Guerra terminó los estudios y fue ordenado sacerdote en 1942 en Badajoz. Los primeros años de dedicación fueron en el ámbito formativo como profesor en el internado de Solsona. Se licenció en Ciencias Químicas y durante 13 años fue profesor de esta materia en el Colegio Claret de Barcelona y luego a Cervera, Valls y el Seminario Menor diocesano de La Conreria.

En 1979 fue destinado a Vic donde fue elegido superior de la Casa Madre de los Claretianos y se encargó del Archivo Solariega. Allí inició una dedicación de más de 30 años en la investigación, el estudio y la documentación histórica de los Misioneros Claretianos y especialmente de la presencia de San Antonio María Claret en Cataluña. Además de la dedicación al archivo claretiano, ha hecho numerosas investigaciones en otros archivos para recuperar documentación sobre el Fundador de la Congregación. También impulsó la revista "Arxiu Claret-Vic", que se publicó desde 1985 en 1994.

Desde 2013 vive en la residencia de Barcelona, ​​pero no dejado de trabajar en la investigación y el estudio de la documentación histórica.

Libro de homenaje. " 'Enamoraros de Cristo ...' y de Claret"

Durante la celebración el director del CESC, el padre Carlos Sánchez, ha presentado un libro homenaje. La publicación ha sido una regalo sorpresa de la Congregación al padre Sidera. " 'Enamoraros de Cristo ...' y de Claret", editado por la Editorial Claret, recoge tres de los estudios más relevantes del padre Sidera que tienen en común los vínculos familiares. Sidera ha recibido con agradecimiento el primer ejemplar del libro, que ha podido dedicar a los amigos y familiares presentes.

Por primera vez se publica un exhaustivo estudio que recoge documentalmente toda la información disponible de los familiares del padre Claret, tanto de los ascendentes como los parientes y las diversas ramas de la familia Claret y de la familia Clarà. El trabajo es fruto de la investigación que durante años ha hecho el padre Sidera sobre todo en los archivos notariales. Es el estudio más completo que se ha hecho nunca.

El segundo estudio recoge uno de los aspectos poco estudiados de la vida de San Antonio María Claret. La investigación pone de manifiesto la estrecha relación entre madre e hijo y recoge como el padre Claret acompañó su madre y su familia los últimos días de la vida de la madre.

Finalmente, el tercer estudio está realizado conjuntamente por los tres hermanos Sidera y Plana y se centra en la figura de su tío, el mártir claretiano Lluis Plana i Rebugent. Plana es uno de los estudiantes del seminario de Cervera que fue asesinado en 1936, que será beatificado el próximo 21 de octubre. Con este estudio pasa a ser uno de los mártires claretianos con una biografía más bien documentada.

El padre Carlos Sánchez explicó que con el libro se quiere agradecer "la acogida, la sabiduría, la generosidad y la pasión misionera" que el padre Sidera siempre ha regalado a los que acudían a él para ampliar sus conocimientos sobre el Padre Claret y la Congregación Claretiana. En numerosas visitas por toda Cataluña, el padre Sidera también ha demostrado su profundo conocimiento de las poblaciones y lugares significativo de la vida del padre Claret. El título del libro hace referencia a lo que el padre Sidera ha sido un ejemplo durante su vida: "enamoraros de Cristo -y del padre Claret- y haréis cosas más grandes".

 Coincidiendo con este aniversario el CESC ha abierto un nuevo apartado en su web que recoge, digitalizados, todos los ejemplares de la publicación "Arxiu Claret-Vic" con numerosos estudios del padre Joan Sidera.