Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

(Jordi Llisterri –CR) No es cierto que la Iglesia haya inscrito de manera incorrecta centenares de propiedades, que se las haya apropiado indebidamente y que ahora tenga que devolverlas. Lo que han hecho los obispados es revisar la lista de inmatriculaciones que ha elaborado el Ministerio de Justicia sobre las que se realizaron entre 1998 y 2015. En Cataluña han detectado 294 errores. Son un 6,9% entre las 4.278 inscripciones al Registro de la Propiedad por inmatriculación durante este período. Por lo tanto, sobre las inmatriculaciones que constaban en el listado del Ministerio, que después de revisarlas la Iglesia dice que no las han hecho.

Estas son los datos que se han presentado este lunes después de la reunión entre el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. En la reunión, Omella ha expresado el compromiso de revisar todos los casos en los que se han detectado posibles errores y ver si hay otros propietarios legítimos.

Por lo tanto, las propiedades que figuran en esta lista de errores no dejarán de ser propiedad de la Iglesia. Por ejemplo, hay casos en los cuales hay duplicaciones, o en los que la propiedad es de otra entidad o fundación eclesial o que ya se habían registrado hace más de cien años. También incluye la corrección de propiedades que no son de la Iglesia y que no han sido nunca objeto de inmatriculaciones aunque figuren a la lista del Ministerio.

El proceso de inmatriculaciones de bienes de la Iglesia se abrió el 1998 para permitir a los obispados inscribir en el Registro las propiedades que ya disponía, especialmente iglesias, pero que nunca habían sido inscritas en el Registro de la Propiedad. Por lo tanto, no se trataba de adquirir nuevas propiedades inmobiliarias, sino de registrar la titularidad que ya se ejercía de facto. Este proceso extraordinario finalizó en 2015.

La falta de documentación precisa u otras reclamaciones abrió la polémica sobre si se había hecho correctamente este proceso. Incluso se cuestionó la legitimidad de los obispados para inscribir la propiedad de catedrales, de iglesias o ermitas. Ahora, desde los obispados se han revisado una a una las 35.000 inmatriculaciones que se han hecho en España.

No se cuestiona el procedimiento legal

¿Por qué se ha hecho ahora esta lista? Porque, una vez revisada, permite conocer públicamente todas las inmatriculaciones que se han hecho y abrir la puerta a reclamaciones si hay otros propietarios que creen que tienen algún derecho. Lo que no se ha cuestionado desde el Ministerio es el procedimiento seguido para registrar de 1998 a 2015 las propiedades inmemoriales de la Iglesia. Si durante este período la Iglesia ha podido registrar estas propiedades en el registro es porque previamente no constaba ningún otro propietario. La reclamación solo se puede dar si hay algún particular, entidad o administración que considera que le pertenece aquella propiedad, aunque no la tuviera inscrita en el registro de la propiedad.

En Cataluña el volumen de registros revisados por obispados es muy desigual, sobre todo, porque es una problemática que afecta más al mundo rural, con propiedades de hace siglos y que no se habían inscrito nunca. En 2020 la Generalitat anunció la creación de un servicio de mediación para gestionar posibles reclamaciones. Este servicio se creó sin informar previamente a los obispados y, según ha podido saber Catalunya Religió, no ha recibido ni una docena de quejas.

Estos son los datos que han ofrecido los obispados catalanes después de la revisión de la información del Ministerio y el porcentaje de propiedades immatriculadas que se le atribuyen incorrectamente:

 

Obispado     Listado de immatriculaciones    

Barcelona: 57      Incorrectas: 2 (3,5%)

Girona: 41      Incorrectas: 11 (2,6%)

Lleida: 402       Incorrectas: 24 (6%)

Sant Feliu: 291       Incorrectas: 28 (9,6%)

Solsona: 487       Incorrectas: 0

Tarragona: 404        Incorrectas: 37 (9,2%)

Terrassa: 110       Incorrectas: 19 (17,3%)

Tortosa: 160      Incorrectas: 4 (2,5%

Urgell: 1.597      Incorrectas: 55 (3,4%)

Vic: 419      Incorrectas: 116 (27,7%)

La revisión de los obispados presenta varias casuísticas sobre los errores, y no en todos los casos quiere decir que estas propiedades no sean de la Iglesia. Solo quiere decir que no se inmatricularon en el proceso realizado entre 1998 y 2015.

La cantidad de errores más común, en Cataluña 127 de los 294 errores detectados, son propiedad de la Iglesia que ya constaban como propiedad suya en el Registro antes del 1998. Por lo tanto, si hay reclamaciones de la propiedad, tendrían que ser anteriores a estos período. La mayoría afectan al obispado de Vic: 99.

El segundo grupo más numeroso es en el que no consta información al obispado y que, por lo tanto, la Iglesia no reconoce como propiedades suyas ni las reclama. Son 72 registros en Cataluña.

Los otros errores son menos comunes. Hay 18 casos en los que las propiedades están a nombre otras entidades eclesiales como órdenes religiosas o fundaciones, no de los obispados. Después hay 21 casos en los que una misma propiedad aparece dos veces en el listado del Ministerio. Hay 2 casos en Cataluña en el que no consta que aquella propiedad se haya immatriculado. 26 en el que la Iglesia dice que son de otros particulares o ayuntamientos y que, por lo tanto, no las ha reclamado nunca. Y, finalmente, 28 casos que sí que se registraron entre 1998 y 2015, pero que no se hizo por inmatriculación.

Por lo tanto, ninguna de estas propiedades puede generar una reclamación de otros propietarios. Porque la Iglesia ya dice que no son suyas o porque ya estaban inscritas al Registro por otras vías y en períodos anteriores.

Cuando se haga pública la lista definitiva de bienes immatriculados por la Iglesia hasta 2015, sí que se abriría un período de reclamación si algún propietario -público o privado- cree que se han afectado sus derechos. En el caso de Cataluña, sobre 3.984 propiedades. Pero, hasta ahora, el número de quejas ha sido muy reducido.