Pasar al contenido principal
Catalunya Religió Dom, 11/03/2012 - 15:15

(David Casals / CR) Las iglesias evangélicas sobresalen por su labor social en las cárceles catalanas. Según los últimos datos del Consejo Evangélico de Cataluña , uno de cada cuatro presos catalanes participa en las actividades que llevan a cabo unos 300 voluntarios de diferentes iglesias y denominaciones.
 
 
Entre les actividades sociales, "hay desde talleres de gospel para reclusos hasta liguillas de baloncesto o fútbol, ​​y también un huerto ecológico", explica a CatalunyaReligió Samuel Aran, del Ministerio Evangélico en Prisiones.
 
 
 
Huerto para trabajar valores
 
 
El huerto está situado en los exteriores del Centro Penitenciario para jóvenes de 'Cuatro Caminos', situado en La Roca del Vallès (Barcelona). "Es ecológico porque no se puede entrar ningún producto en un recinto penitenciario, de acuerdo con las normativas vigentes", explica Arán.
 
 
A finales de 2011, voluntarios del Ministerio Evangélico en las Cárceles organizaron en el huerto ecológico la plantación de un olivo, con motivo del Día Mundial de la Paz, un acto que contó con representantes de las comunidades musulmana, católica y protestante, como muestra de concordia y buena voluntad entre las tradiciones religiosas.
 
 
Aran indica que el trabajo en el huerto permite a la vez profundizar en la educación en valores. "El huerto es una actividad social, también canaliza el estrés y permite trabajar en valores como qué supone la inversión en tiempo o el esfuerzo para tener la cosecha", añade.
 
 
Líderes en las cárceles
 
 

Según Aran, en la actualidad, el Ministerio Evangélico en Prisiones es la entidad que más voluntarios aporta en programas de rehabilitación y socialización de internos, y recalca que, en todo momento, se procura diferenciar entre aquellos actos vinculados a la evangelización, y otros de carácter lúdico, deportivo o social, que están abiertos a todos.
 

 
"Atendemos a más de 2.500 personas, un 25% presos", indica Aran, cifra a la que hay que añadir muchos familiares y amigos de presos, que también son atendidos por voluntarios.
 
 
"Diferenciamos entre la actividad social y espiritual, aunque entendemos que la atención a las personas es integral e intentamos transmitir valores en todo momento", añade Aran.
 
 
De los 300 voluntarios que hay contabilizados, unos 150 cuentan con una acreditación permanente, y el resto, realizan colaboraciones puntuales. Cada año, entre mayo y junio, se organiza un curso de formación dirigido a nuevos voluntarios.
 
 
En la prisión Modelo de Barcelona, ​​se estima que en los cultos evangélicos pueden llegar a asistir hasta unos ochenta presos.
 
 
Tanmteix, se ofrece la posibilidad a las personas que lo deseen de hacer ofrendas al Ministerio Evangélico en Prisiones: (con un donativo de 10 euros podemos proveer Biblias para seis internos).

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.