Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor –CR) "Con un gran sentimiento de estimación, de pérdida y, al mismo tiempo, de esperanza", las religiosas de la Compañía de María han comunicado la muerte inesperada de su hermana María Luisa Morales Medina. Hace un año la destinaron a la comunidad de la calle Pau Claris y el gobierno provincial había previsto que se quedara en Barcelona. Pero esta última semana ha muerto de forma repentina, justo cuando acababa una tanda de Ejercicios Espirituales.

Tenía 50 años y llevaba 24 de vida religiosa en la orden de la Compañía de María. Murió el miércoles 28 de julio por la noche y la enterraron el viernes por la mañana en el pequeño cementerio de la casa de Espiritualidad Ain Karim, que tienen las religiosas de Lestonnac en Haro, en La Rioja. Montserrat Massó, superiora de la comunidad de Pau Claris, recuerda el criterio de la orden: "Somos enterradas donde morimos".

Ha sido "un golpe fuerte para la comunidad y la provincia", reconocen las hermanas de Cataluña. En un breve comunicado han explicitado la fe y vitalidad de Morales: "Nos ha dejado repentinamente, llena de vida, de proyectos y de profundos deseos de seguir a Jesús, su Señor, su más profundo sentido y su roca firme". La hermana María Luisa participó como capitular en el Capítulo Provincial celebrado en Madrid hace un mes.

Apasionada de Jesús

El poco tiempo que ha estado en Cataluña, esta monja de Lestonnac se había encargado de conocer el lugar donde había sido destinada y su gente. "Tenía mucho interés en crecer en relaciones", tal como apunta su familia religiosa. Massó recuerda que "era una mujer llena de vida, una persona alegre, gozosa, que hacía una lectura positiva de las cosas, era muy apasionada de Jesús y tenía un deseo de vivir muy a fondo su vida".

Nacida en Sevilla en 1971, fue alumna del Colegio de la Compañía de María en Sevilla y participó en diversos voluntariados, rutas, ejercicios y encuentros de pastoral juvenil que les proponían. Más adelante se convertiría en animadora de estas experiencias juveniles de descubrimiento y crecimiento en la fe, que hoy se conoce como el movimiento 'Grupos Lestonnac'.

Docencia e investigación en bioética

Morales se licenció en Farmacia en la Universidad de Sevilla y entró en la Compañía de María con 26 años. Estudió Teología en la Universidad Pontificia de Comillas, en Madrid. Se licenció en Teología Moral en la Facultad de Teología de Granada y realizó el Máster en Bioética en la Universidad Pontificia Comillas. Fue profesora de Bioética en Granada y con San Juan de Dios en la Universidad de Sevilla, y en la formación de Postgrado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada. Fue secretaría de la Cátedra Andaluza de Bioética y profesora de Moral de la Persona en la Facultad de Teología de Granada. También impartió docencia en el Centro Poveda de Teresianas, Linares y Málaga. Francisco Javier de la Torre le dirigió la tesis que defendió hace un año con el título 'Ética teológica de lo artificial', sobre inteligencia artificial.

El próximo 2021-2022 estaba previsto que impartiera un curso en Cristianismo y Justicia sobre eutanasia y en el INSAF de Tarragona, sobre 'Las grandes cuestiones bioéticas desde la perspectiva cristiana'. En otros cursos había preparado algún material de formación pastoral sobre ética sexual para los más jóvenes.

Dedicada a la pastoral de jóvenes

Su itinerario le ha llevado a ser profesora de Ciencias en el Colegio de San Fernando, en Sevilla; después en Granada, donde fue directora del Colegio Mayor Montaigne; pasando por Madrid y finalmente en Barcelona. Ha vivido el último año en la comunidad de la calle Pau Claris, junto a cinco religiosas más, yendo un día a la semana al Instituto Superior de Pastoral en la Universidad Pontificia de Salamanca. Todo este tiempo se ha dedicado a la pastoral universitaria, de adolescentes y jóvenes.

Eusebio, un amigo cercano, ha descrito este lunes sobre la opción religiosa de la hermana María Luisa: "Abrazaste los votos en un tiempo de valores epidérmicos sin darle ningún carácter de sacrificio ni renuncia, como hacías todas las cosas: con la naturaleza de la lo cierto". Ahora desde la Compañía de María rezan para que "su vida se convierta semilla del Reino".