×

Mensaje de advertencia

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

(Jordi Llisterri-CR) El conseller d’Ensenyament, Josep Bargalló, quiere llegar a "un acuerdo con las estructuras jerárquicas de la Iglesia" para implantar en Cataluña una asignatura de cultura religiosa para todos los alumnos. En un encuentro organizado por Junts, uno de los principales sindicatos de los profesores de Religión, Bargalló explicó ya ha mantenido algunas conversaciones "con un representante autorizado de la Conferencia Episcopal Tarraconense".

El consejero ya planteó la propuesta de una asignatura de cultura religiosa hace unas semanas y en el encuentro que se ha hecho este sábado en el Seminario Conciliar de Barcelona ha explicado que ahora espera alcanzar un acuerdo con los obispos catalanes "para atreverse a hacer el paso ". En el encuentro con profesores de Religión ha añadido que "somos conscientes de que puede haber oposición de la Conferencia Episcopal Española".

Según el conseller, en este momento "estamos en el marco teórico" de esta propuesta y "mañana no empezarà" la nueva asignatura. Pero que no se esperará más de lo necesario a sacarla adelante.

La propuesta del Departament d'Ensenyament parte de la "preocupación por la formación cultural de nuestro alumnado". Recordando su formación en el Seminario de Tarragona, ha insistido en que se debe que propiciar un "conocimiento de las religiones y de la cultura religiosa, que en nuestro caso es fundamentalmente católica".

Evitar una asignatura para cada confesión

Bargalló ha dicho que quiere evitar que haya una asignatura para cada una de las confesiones religiosas que tienen un acuerdo con el Estado. Ha asegurado que ya tienen peticiones de padres de otras confesiones y que el marco jurídico actual ampara esta demanda.

En un ejemplo gráfico explicó que en determinadas poblaciones aparentemente de mayoría católica en los centros públicos podrían haber más alumnos de confesión islámica si se ofreciera esta asignatura. "Yo no quiero una enseñanza confesional de la religión islámica, de la hinduista, o de la budista ... una situación a la que con el actual marco normativo nos vemos abocados", aseguró.

Bargalló ha insistido en que propone que "desde la enseñanza pública hagamos lo que ya hacen escolapios y vedruna y algún otro centro concertado". Y que desde el "respeto total y absoluto a todas las religiones que tienen nuestros alumnos y en todas sus expresiones públicas" hay que garantizar que "en los centros públicos no debe haber transmisión de la fe; no es nuestro trabajo".

En el encuentro con el sindicato de profesores ha explicado que una asignatura de cultura religiosa debería ser impartida "por personal docente que ya hemos admitido en nuestros centros" como los mismos profesores de religión, pero no exclusivamente.

Propuestas posibles

El encuentro sindical con el consejero se ha enmarcado en una mesa redonda sobre cultura religiosa en la escuela en la que ha participado el responsable de enseñanza del arzobispado Barcelona, ​​Raül Adames, y el profesor del ISCR de Girona Pere Micaló. En sus intervenciones se ha puesto de manifiesto las dificultades de llevar adelante la propuesta de la consejería por el marco normativo actual.

"La música del conseller nos ha gustado" explicó Micaló, porque la configuración de "la asignatura de Religión es una asignatura pendiente y no se ha afrontado el tema con ganas de solucionarlo". Pero también ha expuesto las dificultades de sacar adelante una asignatura de cultura religiosa que sustituya al actual "en el marco legal que tenemos" y sin "cruzar líneas rojas". Por ello pidió "propuestas que sean posibles, no ideales".

Raül Adames ha recordado "que tenemos el derecho a defender el derecho de escoger una asignatura de Religión católica". Y ha mostrado su preocupación porque hoy "hay familias que no pueden ejercer este derecho" en los centros públicos.

En este contexto, en la mesa redonda se ha planteado como una propuesta más viable una asignatura de cultura religiosa como alternativa obligatoria los alumnos que no elijan religión católica o de otras confesiones. También se ha recordado que el actual modelo que imparten algunas escuelas concertadas como escolapios o vedruna se produce en el contexto de una escuela confesional, que garantiza los contenidos. Y se ha puesto de manifiesto que hoy los profesores de los centros públicos ya adaptan el currículo a las necesidades y diversidad del alumnado.

En la mesa redonda también ha intervenido Carles Armengol representando la dirección general de Asuntos Religiosos de la Generalitat. Ha insistido en una idea en la que hay acuerdo: "En la escuela debe poder hablar de todo, también de la religión, que no quiere decir adoctrinar". Por otra parte, explicó que la realidad religiosa no debe abordarse sólo desde la diversidad. "Que haya muchas religiones -la diversidad- no es un valor en sí mismo. Lo que hay que valorar de cada confesión es que haya creyentes detrás y los efectos que tiene esto para nuestra sociedad", concluyó.