Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

Dos meses de confinamiento han significado dos meses sin colectas en las parroquias. Sólo algunos templos han podido abrir unas horas para ofrecer un espacio de oración y de silencio en este tiempo de pandemia, pero los fieles no han podido participar en las celebraciones.

Desde el servicio de Instituciones Religiosas del Banco Sabadell , a través del contacto con sus clientes, han constado como han bajado o desaparecido los ingresos por colectas durante estas semanas. El confinamiento ha generado un problema económico en las parroquias, que son una de las bases de la red solidaria y social de la Iglesia.

La entrada en la llamada Fase 1 permite recuperar el culto público progresivamente y con el aforo reducido. Hay que adaptarse a nuevas condiciones de seguridad sanitaria y la preocupación principal será mantener las distancias entre personas y modificar todo aquello que asegure la máxima higiene. También se debe asegurar cómo se reemprenden las colectas de manera segura.

En este aspecto contribuirá todo lo que sea implantar los pagos telemáticos. Para ello, desde Instituciones Religiosas del Banco Sabadell explican que el sistema "Done" y singularmente la hucha solidaria es un instrumento que puede ayudar a las parroquias a adaptarse a esta nueva situación.

La hucha digital es un pequeño dispositivo que se puede utilizar en eventos de calle o para hacer la colecta dentro de los templos. Es como una hucha tradicional pero el dinero se recoge a través de la tarjeta de crédito y sin contacto físico. Sin necesidad de introducir el número secreto. Un sistema que podía resultar demasiado innovador para algunos colectivos. Pero con el tiempo y después de esta crisis también se ha visto como la gente se ha acostumbrado cada vez más a hacer los pagos con contactless, y a renunciar al dinero en efectivo.

La hucha digital combina el tradicional gesto de hacer una aportación en las iglesias o durante el culto, con la seguridad y la facilidad de los sistemas digitales, en especial del pago por tarjeta sin contacto físico.

El sistema "Done" hace más de un año que está implantado por el Banco Sabadell y los datos económicos de recaudación demuestran sus solvencia. Las parroquias que lo utilizan han comprobado cómo aumenta la media de los donativos realizado.

La media de los importes que ha recogido el sistema Done, a nivel general, ha pasado de los 9,18 € por donativo registrados durante el mes de octubre del 2019, a 12,58 € durante este mes de abril. Un importe muy superior a la media por persona de la colecta tradicional. Asimismo, la necesidad de recoger los donativos de forma segura ha dado un impulso a las solicitudes de implantación del sistema de donativos Done. Los 75 puntos que había en Cataluña el mes de abril, ahora se están incrementando diariamente.

"Done" incluye también dos otros formatos de colecta para instalar de forma fija en los templos: los de atriles solidarios y los lampadarios. Estos dos dispositivos fijos también permiten el ingreso en efectivo y están en funcionamiento todas las horas que están abiertos los templos. Durante estas semanas las iglesias que han abierto han podido tenerlos en funcionamiento y recoger los donativos de los fieles.

El contexto actual hace prever a Instituciones Religiosas del Banco Sabadell que es ahora es más factible instalar este tipo de servicios en las parroquias. También con la expectativa que, después de unas semanas sin donativos en las misas, los fieles multiplicarán su generosidad. Los datos medios de recaudación del sistema Done confirman que las personas serán generosas con las parroquias y más corresponsables ante esta situación adversa.