Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Miquel Codolar –CR) En el Congreso de los Diputados hay una carrera para ver quién se lleva el mérito de impulsar la investigación de los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia. Las negociaciones están en marcha, pero una comisión de investigación liderada por el Defensor del Pueblo, la propuesta del PSOE, es la que cuenta con más apoyos. Y por el momento la Iglesia sigue esperando a verlas venir. El próximo trámite será el martes 15 de febrero, cuando se ha previsto la votación del formato y calendario de la propuesta en la junta de portavoces. Desde Catalunya Religió hemos hablado con varios partidos para intentar aclarar su posición sobre el tema.

Se han presentado tres propuestas diferentes, pero según ha podido constatar Catalunya Religió después de hablar con varios diputados, la voluntad mayoritaria es ponerse de acuerdo. Consideran que después de las investigaciones que se han llevado a cabo en otros países ha llegado el momento de poner la lupa sobre la institución religiosa en España.

 

Los primeros en mover ficha fueron Podemos, ERC y Bildu que, a finales de enero, pidieron la creación de una comisión de investigación en el Congreso. Argumentan que las agresiones sexuales son “un problema histórico de la institución que se ha manifestado a nivel internacional”, en referencia a las investigaciones de Francia o Alemania.

La propuesta socialista

El PSOE considera que realizar una comisión parlamentaria sería un circo mediático negativo para las víctimas. En el mismo sentido, el PNV prevé que si se hace así generará un “pimpampum” mediático, por lo que ha pedido que una comisión independiente haga y presente un informe en el Congreso.

La propuesta socialista es que el Defensor del Pueblo lidere una comisión de investigación “sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia y el papel de los poderes públicos” con el apoyo de una comisión de expertos con representantes de las administraciones, víctimas y de la Iglesia.

El grupo del PSOE en el Congreso apunta en la exposición de motivos que los abusos en la Iglesia “están generando una gran alarma social”, con víctimas que se han encontrado “solas, indefensas y desatendidas”. Sitúan como objetivos mejorar la prevención, protección y reparación de las víctimas.

Esta propuesta, que se hizo pública tras el encuentro del presidente español, Pedro Sánchez, con una víctima de abusos, el escritor Alejandro Palomas, es la que en estos momentos tiene más números de parecerse a lo que finalmente se hará.

“Se está hablando de todo todavía”, aseguraban fuentes de ERC este miércoles, que apuntaban que la propuesta socialista era “más opaca” que la comisión de investigación. Un talante similar se respira en Unidas Podemos, que presionan a los socialistas para que incorporen un papel más importante del Congreso a su propuesta.

Los diputados de JxCat votarán que sí a la propuesta socialista. “Es un tema bastante sensible, queremos que se trabaje por las víctimas, queremos que se investigue”, argumentaron fuentes de la formación a Catalunya Religió. Consideran que ampliar la investigación a todos los ámbitos “sería hacer partidismo, desviar la atención”.

Muy críticos con la propuesta de ERC, desde el PDeCAT también optan por apoyar la propuesta de encargar la investigación al Defensor del Pueblo. “Preferiríamos una propuesta de investigación más amplia, pero lo que no queremos es que se vincule la investigación al Congreso”, porque sería un “espectáculo”, han explicado fuentes del partido.

Esperando a la Iglesia

La Conferencia Episcopal Española no se ha pronunciado, y por tanto tampoco se ha opuesto. Sánchez ha encargado liderar las conversaciones a la exvicepresidenta Carmen Calvo, que el lunes apeló a la “participación voluntaria”, y a la “colaboración” de la Iglesia.

Calvo añadió que “con este Papa la propia Iglesia católica no puede evitar su respuesta y responsabilidades, el papa Francisco lo dice continuamente”, dando por supuesta la colaboración. “Aquí estamos para trabajar por las víctimas, lo demás no importa”, remachó.

Hasta ahora el argumento más utilizado por los representantes eclesiásticos que se han pronunciado sobre la investigación planteada ha sido que deberían escucharse todas las víctimas de abusos, y no sólo las de la Iglesia. También es uno de los argumentos del PP y Vox para oponerse a la propuesta.

Sobre este punto, fuentes del PSOE han argumentado que la investigación de abusos en otros ámbitos, como por ejemplo en los centros de menores, es competencia exclusiva de las comunidades autónomas y por tanto no se puede impulsar desde el Congreso.

Este miércoles el portavoz de la Conferencia Espiscopal Española, Luis Argüello, defendió en una entrevista en el Diario de Navarra las medidas que desde 2010 la Iglesia lleva a cabo para investigar los abusos. Pero a pesar del momento clave de las negociaciones en el Congreso, todavía considera que no ha llegado el momento de decir nada al respeto.