Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Per saber-ne més

Enllaços relacionats

Vídeos

Galería de imágenes

(Laura Mor –CR) Más humilde, cercana, atenta y accesible. Así es la Iglesia que promueve el prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. El cardenal filipino Luis Antonio Tagle, de visita en Barcelona, ​​ha defendido un cristianismo de "formas sencillas para ir a encontrar a las personas allí donde están". Y lo ha explicitado con su talante apacible y abierto en el acto celebrado en el Auditori del Fòrum de Barcelona.

Tagle ha insistido en que los cristianos deben "volver al contacto personal". Dice que el papa Francisco pide hacer este cambio de estilo y de mentalidad para acompañar a los eslabones más débiles de la sociedad. Y ha hablado, en concreto, de los jóvenes, de los enfermos y de la gente.

"La evangelización debe desplazarse hacia los espacios humanos", ha apuntado en una conversación previa con los periodistas. Ha explicado cómo se debe presentar la experiencia de Jesús, con el foco puesto en las personas y no en la ocupación de espacios físicos o geográficos.

En el caso del Sínodo sobre la sinodalidad, ha dicho con mucha claridad: "Sin el trabajo de las iglesias locales, poco tenemos que discutir en Roma". Y ha subrayado que el papa Francisco busca "un estado de vida, una actitud y no sólo un encuentro en el Vaticano cada tres años".

Para que la Iglesia recupere "la confianza de la gente", Tagle ha defendido que "las instituciones deben ser lo suficientemente humildes para reconocer allá donde han fallado". Ha recordado que "las instituciones las hacen las personas" y ha hecho un llamamiento a "recrear la confianza de las instituciones con un nuevo espíritu", consciente de que esto implica "un cambio de mentalidad y de corazón".

Como presidente de Cáritas Internacional, Tagle ha valorado el trabajo de todos los que acompañan a las víctimas del conflicto en Ucrania. Y ha lamentado el inicio de una guerra entre "hermanos cristianos"; en este punto lee un camino de reconciliación: "Es algo más profundo que nuestras diferencias políticas o económicas, somos hermanos y hermanas en la fe".

En cuanto al trabajo diplomático de la Santa Sede con Rusia, ha dicho que no le consta ninguna interlocución concreta del pontífice con la Iglesia ortodoxa rusa. Pero ha asegurado que sí que hay estos días "muchos contactos personales" desde el ámbito de la Secretaría de Estado del Vaticano y de los departamentos que trabajan en el ámbito del diálogo interreligioso. "Estos días están muy ocupados", ha asegurado. Con todo, ha pedido "no olvidar el resto de conflictos abiertos en muchos otros lugares del mundo".

"La inspiración proviene del testimonio de la gente"

Y es que todo lo que dice Tagle gira en torno al encuentro humano con las personas. El cardenal se ha ganado al público en el discurso y el diálogo con el auditorio. Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​la Fundación Escuela Cristiana de Cataluña y la delegación de jóvenes de la diócesis de Barcelona han organizado este acto conjuntamente, para reflexionar sobre cómo se puede 'Acoger y acompañar en un mundo cambiante'. Le han acompañado un millar de personas vinculadas a una treintena de entidades religiosas educativas y sociales.

Testimonios de diversas realidades han subido al escenario para formular preguntas concretas al cardenal. Desde el mundo educativo, la escuela Vedruna Àngels, del barrio del Raval, ha compartido las dificultades de acompañar el sufrimiento de niños y jóvenes en tiempos de pandemia. Una mujer mayor ha hablado del aislamiento durante las semanas más duras del confinamiento. Una joven ha explicado que ha pedido el bautismo. Y una familia ha explicado también su experiencia de fe vivida en casa.

En todas las interpelaciones, Tagle ha planteado un cambio de mirada. "¿Cómo veo la realidad? Si veo un problema, voy a buscar una solución". Y les ha dicho, en cambio, que si se trata de un dilema, lo que hace falta es "inspiración". Y que "la inspiración proviene del testimonio de la gente que ha pasado por la misma situación y que ha logrado sobrevivir".

El obispo auxiliar de Barcelona Javier Vilanova ha presidido el acto en ausencia del cardenal Joan Josep Omella, que estaba en la toma de posesión del nuevo obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño en la ceremonia de inicio de su ministerio episcopal. También han asistido el arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, el obispo de Lleida, Salvador Giménez, el obispo de Terrassa, Salvador Cristau, el director del Secretariado de Pastoral con Jóvenes del Arzobispado de Barcelona, ​​Carlos Bosch, y la delegada de la pastoral de fe y cultura del Arzobispado de Barcelona, ​​la religiosa del Sagrado Corazón Margarita Bofarull.

Los han acompañado autoridades del mundo civil, como el embajador de Filipinas, Philippe Lhuillier; la consejera de Acción Exterior y Gobierno Abierto de la Generalitat, Victòria Alsina; el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joan Ignasi Elena; la cónsul general de Filipinas, Maria Theresa SM Lázaro; la directora de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Yvonne Griley; el director general de Prospectiva e Innovación en la Acción Exterior de la Generalitat, Joan Maria Piqué. También representados de diversas entidades educativas y religiosas, como el presidente y el secretario de la Unión de Religiosos de Cataluña, el capuchino Eduard Rey y el jesuita Llorenç Puig, la secretaria general de Fundación Escuela Cristiana de Cataluña, Meritxell Ruiz, el presidente de la Fundación Escuelas Parroquiales, Ignasi Garcia i Clavel, la presidenta y el director de la Fundación Vedruna Cataluña Educación, Montserrat Espinalt y Josep Closa, el presidente de Cáritas Cataluña, Francesc Roig, el director de Cáritas Barcelona, ​​Salvador Busquets, el presidente de la Fundación Blanquerna, Salvador Pie,  el presidente de Cáritas Española, Manuel Bretón.