Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El Papa Francisco con la Carta apostólica "Patris corde" (con corazón de padre), recordó el 150 aniversario de la declaración de San José como patrón de la Iglesia Universal y comunicó que este año 2021 estaría dedicado a San José . Hablar de San José, en la proximidad de su onomástica tiene pues también este año este interés más amplio.

San José es una fiesta muy arraigada que marca la transición del invierno hacia la primavera. Algunas tradiciones populares nos lo recuerdan: La cremà de las fallas de Valencia, que este año no se podrán celebrar, la crema para el postre del almuerzo de la que es una fiesta muy señalada del calendario ... En mi infancia fiesta grande, pues era el santo de mi abuelo y padrino que iba siempre acompañada de un almuerzo multitudinario familiar en el que no faltaba dicha crema de San José... Disculpen esta pequeña referencia personal.

El nombre: José era un nombre muy común antes: "De Joseps, Joans, ...", también muy común en todas las lenguas, como el árabe Yusuf, o el hebreo, de donde es originario, como es el caso del mismo José (Yosef) del antiguo testamento, undécimo hijo de Jacob, el primero de Jacob y Raquel. El significado del nombre hebreo más aceptado es "Dios añadirá" o "Dios incrementará", pues "añadir" se escribe en hebreo con las mismas consonantes que Yosef.

Pero la que celebramos el 19 de marzo es la fiesta de San José, esposo de María. Y no siempre se entiende bien el papel de San José. Se casó con María protegiéndola así de la probable difamación que posiblemente se habría producido en su tiempo por el hecho de ser madre sin marido. Parece que sea un santo de poca importancia dada la relevancia del resto de la familia: nada menos que Jesús y María! San José se ve pequeño a su lado, y a veces se le ha mirado con un poco de ironía y displicencia considerándolo un santo menor. Además cuando Jesús desarrolla su misión ya no parece que esté, probablemente ya habría muerto, y esto hace que pierda presencia en los momentos centrales del Evangelio.

Pero San José estuvo cuando más necesario era, y tiene una serie de características muy destacables que lo hacen un santo singular:

• Protección de la familia: Actuó para proteger la familia ya antes del nacimiento de Jesús, en el nacimiento, o en la huida a Egipto para evitar la maldad de Herodes. Es también protector de María, como hemos comentado.

• Discreción: San José está presente en los primeros años de Jesús. Su característica es estar allí, actuar aunque no sea tan visible su acción. Siempre está presente y trabaja discretamente para un propósito más grande que le sobrepasa.

• Espiritualidad: Proximidad con María y Jesús. Puede haber una mayor bendición espiritual? Por su advocación por supuesto hay implicada esta proximidad familiar con Jesús y María.

• Trabajo: Como buen carpintero tenia que planificar su obra, trabajar con materiales, actuar con maestría para hacer una obra acabada. San José tenía oficio, y el oficio-creador se manifiesta en la obra-creación. Un buen maestro también tiene, a partir de su oficio, una filosofía de vida, se realiza como persona en este maestría.

• Madurez: Siempre se le ha considerado mayor en cuanto a edad, relacionada con sensatez y con madurez.

• Paternidad: Se le consideraba padre de Jesús, decían de Jesús: "¿Qué nos ha de enseñar este hijo del carpintero?". A nosotros nos enseña que la paternidad es también social y de vínculos más allá de la biología.

Dado que es un ejemplo de paternidad, de estar ahí, pero no para sustituir al hijo, ni para hacer que sea una proyección de él, sino para contribuir a permitir que sea quien tiene que ser. Esto debería ser la paternidad, amor  genuino. Por eso es tan oportuno celebrar también por San José el día del Padre.

San José está siempre junto al trabajo discreto, pero también en el trabajo eficaz, en el obrar. ... Y también es trabajo el trabajo espiritual. Por eso muchas obras y espiritualidades tienen la advocación de San José.

Una anécdota conocida que se explica es que le preguntaron a Gaudí: "En la Sagrada Familia estarán las torres de Jesús, las de los Evangelistas, la de María, la de los Apóstoles. ¿Y la de San José? ¿Dónde está San José? " Y Gaudí respondió: "San José la acabará". Haciendo referencia a la Asociación Espiritual de Devotos de San José que era la entidad que recibió los donativos para la construcción del templo. San José está pues presente, sin estar ahí, en el obrar, en lo que no se ve, pero está ahí y hace posible con su acción la manifestación más explícita. San José ha estado presente en varios momentos de la construcción del templo, incluso lo consagró como basílica un Papa que tenía como nombre de pila Joseph, como recordó Benedicto XVI.

El Papa Francisco cuando ha establecido para este año esta dedicación a San José, seguramente quiere que nos fijamos en este santo. En el año de la pandemia es también importante la acción que no siempre se ve de tanta gente como los sanitarios, los educadores, los cuidadores en general, y los sacrificios más grandes o más pequeños que hacemos todos. Un año para conocer a San José, venerarlo y dejar que actúe. Dios añadirá. Como lo hace en este tiempo primaveral cuando se empieza a desvelar de nuevo el ciclo de la vida.