Pasar al contenido principal
Por Josep Gallifa . Lun, 29/10/2012 - 08:43
Continuamos con la exposición de las diferentes generaciones que habíamos iniciado ya hace un tiempo, centrándonos ahora en las generaciones jóvenes. Comenzaremos por los jóvenes que ya empiezan a ser un poco mayores, es decir que tienen ahora aproximadamente de 22-24 años a 37-39 años (nacidos entre 1973-75 hasta 1988-90). Les aplicamos el calificativo de "jóvenes" quizás porque somos nosotros los que ya nos hemos hecho mayores, pero de hecho ya no son tan jóvenes ... Recordemos que estamos siguiendo la hipótesis de una duración aproximada de 15 años para cada generación y que hablamos en general, sobre experiencias generacionales. En cuanto a la fuente directa de conocimiento de esta generación debemos decir que ya no es para nosotros una generación tan cercana como las anteriores que habíamos descrito, pero hemos tenido la ocasión de conocer personas de esta generación por miles, pues ha sido la generación de la mayor parte de los estudiantes que hemos tenido en la universidad durante los últimos 25 años, aunque los hemos conocido sobre todo en una situación de aprendizaje formal. Tendremos que complementar la visión personal a partir de lo que se desprende también de diferentes estudios y análisis.
 
El tema a averiguar sin embargo es: ¿Qué rasgos específicos marcan las experiencias juveniles tempranas de esta generación, que, como venimos suponiendo, son la base de las experiencias generacionales?
 
En primer lugar el grueso de estas experiencias se dieron desde mediados-finales de los 90 hasta mediados-finales del de la primera década del 2000, es decir unos tiempos que son muy claros: de notable crecimiento económico, de optimismo absoluto en el futuro, de abundancia y de facilidades en todos los órdenes, diríamos también de entusiasmo consumista quizá como en ninguna otra época anterior. Seguramente muchos representantes de esta generación ya habían tenido unas experiencias infantiles de muchas facilidades (comparando siempre con generaciones anteriores) tal vez porque sus padres les querían ahorrar carencias que ellos habían tenido, tal vez por los cambios en la sociedad y el mayor acceso al consumo, tal vez por motivos más ideológicos, pero algunos no habrían tenido que hacer demasiado esfuerzo para obtener resultados. Por otra parte el estilo optimista que se daba en todas las dimensiones de la sociedad, la cultura de la facilidad de "nuevos ricos" tan extendida, el papel más y más preponderante del ocio consumista, habrían estado muy presentes en aquellos años . Así pues al estilo más pragmático individualista en continuidad con la generación anterior hay que añadir la vivencia de la cultura de la facilidad (siempre lo comparamos con otras generaciones). "Lo quiero, lo tengo", con una cierta inmediatez.
 
Establecido lo anterior, hay que decir que esta generación se ha encontrado con un fuerte contraste cuando ha sido la hora de tener un papel en la sociedad, de buscar y encontrar trabajo, ya que muchos se han tenido que incorporar al mundo del trabajo en la época ya de la crisis económica de estos últimos años. Parece sin embargo un poco injusto llamar a esta generación como "ninis" ("ni estudia, ni trabaja"). La mayoría sí que trabajan y los demás si no lo hacen no es porque no quieran. Además, siempre generalizando, es una generación muy bien preparada, con una proporción muy alta de universitarios, muchos de ellos con estudios de máster y con una buena especialización. Otros sin embargo, por las facilidades anteriores en encontrar trabajo, no se preparararon tan bien y se integraron pronto al mundo laboral. Algunos de ellos se han encontrado con la parte más cruda de la crisis económica cuando sus puestos de trabajo no estaban consolidados. Muchos retoman la formación, otros trabajan en trabajos menos cualificados respecto a las posibilidades de su formación. Respecto a la preparación, un político relevante español de izquierdas dijo hace unos años sobre esta generación: "Es la generación más bien preparada de la historia, y se han hecho conservadores". Lo de conservadores puede sorprender a alguno, después del fenómeno de los "indignados" aquí o del "Occupy Wall Street", protagonizados mayoritariamente por miembros de esta generación. Sin embargo los sociólogos que han estudiado la juventud, como Javier Elzo, ya nos advierten que los jóvenes inconformistas y comprometidos son una minoría, muy visible quizás, pero sociológicamente tal vez no del todo representativa. En un artículo anterior ya habíamos comentado algunos datos sociológicos proporcionados por el Dr. Elzo respecto de los jóvenes.
 
Por otro lado estos jóvenes en España estudiaron mayoritariamente en el contexto de la LOGSE. Daría para comentarlo más, pero algunos han sostenido que las perspectivas psicopedagógicas detrás de la reforma de los currículums, a pesar de ser impulsada aquella reforma por un gobierno de izquierdas, llevaba implícitos unos valores individualistas y pragmáticos más típicos de una mentalidad liberal-burguesa-conservadora. Y a esto se le debe sumar la inercia social consumista y de facilidades que comentábamos antes, lo que puede contribuir finalmente al talante aludido. Es más fácil seguramente eso estudiarlo "a toro pasado", ya que la reforma supuso un gran avance en muchos órdenes y en muchos aspectos ha cambiado muy positivamente el sistema educativo. Fuimos en su momento activos defensores de la misma, pero eso no quiere decir que no haya podido contribuir a ser causa de algunos efectos, que por lo visto, no estaban previstos por parte de algunos.
 
Continuaremos en una próxima entrada de blog.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.