Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

"No mires arriba" (Don't look up) es el título de una película de Netflix dirigida por Adam McKay y protagonizada por Leonardo di Caprio, Jennifer Lawrence y Meeryl Streep que se ha visto bastante últimamente, se ha comentado y ha tenido un cierto impacto.

Trata de una situación de unos científicos que descubren que un meteorito impactará en la tierra en seis meses y tratan de alertar del peligro. El director la hizo pensando en el cambio climático, una situación catastrófica en el futuro de la que también alertan los científicos. Lo interesante de la película es la reacción de los políticos, de los dirigentes del mundo económico, de los medios de comunicación y cómo todos ellos distorsionan la realidad en función de sus intereses: electorales, económicos, de audiencia, etc. Las reacciones de los distintos personajes no les hace quedar muy bien. Queda retratado el mundo de la pos-verdad y de las “fake news” y es una crítica ácida a la política y la economía cuando sólo son intereses descarados, liderazgo superficial basado en el marketing mal entendido y las “fake news”. Se trata de hacer negocio a costa de todo, aunque sea con un liderazgo llevado por el engaño e incluso por la falsificación de la realidad.

Las situaciones son evidentemente exageradas y caricaturescas, a menudo hilarantes, con un humor agridulce y sarcástico. Se hace divertido porque quedan en evidencia comportamientos que también pueden identificarse cotidianamente. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, vaya.

No haré spoiler -que se dice- y no les explicaré el final, pero si que la película deja una sensación de desánimo por la despersonalización, la falta de verdad en los liderazgos, y por la debilidad de las masas frente a los liderazgos populistas y los medios manipuladores.

Pensando en la pandemia, que también ha relacionado ciencia y política, economía y comunicación, la narrativa de la película se hace aún menos agradable y digerible. Se muestran las limitaciones de un mundo llevado sólo por intereses particulares disfrazados por un discurso populista en un mundo basado sólo en un posmodernismo vacío. No se puede prescindir de estas características del mundo de hoy, pero se ve lo limitado que es cuando predominan tanto los personalismos, intereses individuales, económicos, políticos... Hemos abandonado -parece que proponga la película - la solidez de la modernidad para abrazar valores posmodernos que la ficción lleva a las últimas consecuencias. Naturalmente de manera exagerada y esperpéntica, pero son suficientemente reconocibles los tics mostrados como para que la película sea un éxito del que se ha hablado. Estas situaciones de influjo de los medios en las creencias durante la pandemia también las hemos podido observar y constatar en la investigación. Así, por ejemplo, en nuestro grupo de investigación, hemos observado cómo al mismo tiempo que empeoró la salud mental aumentaron las creencias pseudocientíficas (1) o cómo el pensamiento crítico protege de estas creencias y ayuda en la detección de “fake news” (2).

Volviendo a la película, podemos también realizar alguna reflexión como Iglesia.

El influjo de lo que proyectan los medios en las creencias no podemos menospreciarlo. Muchas veces los ciudadanos no tienen elementos suficientes para distinguir las noticias verdaderas de las falsas o interesadas.

Y hay personas y grupos relevantes que, como en la ficción, no tienen demasiado interés en la verdad, sino en propagar la versión que piensan más que les favorece. Hay que estar muy atentos a las informaciones que divulgan los medios de comunicación por su gran efecto en la opinión pública. En este sentido, y no sé cómo se podría hacer para cambiarlo, pero es extremadamente injusta la imagen que tan a menudo en nuestro país se proyecta de la Iglesia, hecho que desgraciadamente tiene unos efectos en las creencias.

También debemos señalar las limitaciones de este tipo de sociedad de mensajes populistas y creencias volátiles, y estar atentos para distinguir estos discursos vanos e interesados. La solidez del mensaje evangélico en el mundo de hoy puede ser también una protección para permanecer junto al espíritu crítico y la verdad.

 

Referencias:

Escolà-Gascón, A.; Marín, F. X.; Rusiñol, J.; Gallifa, J. (2020) Pseudoscientific beliefs and psychopathological risks increase after COVID-19 social quarantine. Globalization and Health. 16(72). https://doi.org/10.1186/s12992-020-00603-1

Escolà-Gascón, Á., Dagnall, N., & Gallifa, J. (2021). Critical thinking predicts reductions in Spanish physicians’ stress levels and promotes fake news detection. Thinking Skills and Creativity, 42, 100934. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/j.tsc.2021.100934