Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït


Las mutaciones sobre el ejercicio del poder que vivimos en estos momentos (en la política, pero también a la empresa o al mundo sindical o de las religiones, por ejemplo) son analizadas e interpretadas por el analista venezolano Moisés Naím, que las resume en tres grandes revoluciones. La del "más", que difumina las tradicionales barreras de acceso al poder, la de la "movilidad", arrastrada por ciudadanos que eligen, y la de la "mentalidad", en una humanidad con ganas de experimentar más allá de lo le es dado.
 

El fin del poder (Ed. Debate, Barcelona, ​​2013) apunta, con ejemplos y buena bibliografía, las tendencias observadas y sus puntos de contacto. Organizaciones relativamente nuevas y más pequeñas (estados, partidos, empresas, ejércitos, creencias ...) compiten directamente con las más asentadas y hasta las pueden superar, en un mundo donde ya no se puede dar nada por supuesto y donde el ejercicio del poder se ve constantemente amenazado por su provisionalidad, por su ineficacia o por costes inasumibles. Concluye Naím (pp. 319 y ss.) Con una atinada reflexión sobre los efectos positivos de estas tendencias, pero también con las amenazas reales de un mundo "anómico" (donde los vínculos sociales están rotos) o "anárquico" que puede convertirse en un mundo con poderes débiles o casi inexistentes.

 
Es un libro sugerente, con suficientes elementos para la reflexión tanto global como más particular. A medida que lo leía me venían a la cabeza otros ejemplos: los fenómenos políticos que han irrumpido en Cataluña y España, sin ir más lejos, trastornando todo (¿no es cureoso que en plena crisis del poder, el título del nuevo partido español se diga "Podemos"?). Pero también otros casos más cercanos, incluso. En este sentido, es un libro que incita a la aplicabilidad de las teorías que defiende, que advierten de un cambio profundo, muy profundo, del mundo en que vivimos.
 
 
Para los que le interese la cuestión de las religiones os recomiendo el sub-capítulo que dedica (pp. 286 y ss.), centrado sobre todo en el incremento del pentecostalismo ante el catolicismo, especialmente en países pobres. Los mensajes pentecostales, alegres y espectaculares, centrados en el incremento de la riqueza y de una horizontalidad organizativa radical, parecen dar respuestas (nuevas, no exactamente de sustitución) a las ansias del sujeto de las tres "revoluciones" citadas. Si son adecuadas o no, ya es otra cosa.