Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Muy probablemente por razones personals -uno de mis hijos es adoptado, y es adoptado de Ucraïna- sigo muy atentamente el proceso que tiene lugar en este inmenso país que es Ucrania. Estoy muy atento a las ciudades que van apareciendo, las repúblicas dentro de Ucrania, que están en este proceso de desmembramiento del estado de Ucrania, de declaración la independencia ya la vez también, de anexión a Rusia. Mi impresión ahora que estoy muy atento a este conflicto es la que ya tenía cuando hace 10 años largos adoptamos a nuestro hijo. Ucrania tiene el alma dividida, hay una parte de Ucrania pro-Europera, hay una parte de Ucrania pro-rusa. (...) Me parece básico exigir a la comunidad europea y también a la OTAN que no quede impasible, o neutro, ante este conflicto, y que actúe de una manera eficiente para defender la legitimidad de Ucrania y evitar este proceso de fragmentación que está muy propiciado y nada legítimo por procesos de violencia, de coacción y de coerción.