Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Está emergiendo con mucha fuerza una nueva forma de consumo. El consumidor, es decir los ciudadanos, cada vez tienen más conciencia del poder que tenemos a la hora de decidir qué objeto de consumo nos queremos llevar a casa, con una gran oferta de objetos que hay en el mercado. Pero para elegir bien no sólo es importante elegir en virtud del precio que vale ese objeto, el factor económico, sino que también es decisivo elegir como se ha hecho, a donde se ha hecho, qué manos han actuado sobre este producto y si las personas que lo han trabajado han podido hacerlo en condiciones humanas y no inhumanas o de explotación laboral. (...)