Pasar al contenido principal

Después de enviar a los Doce a una misión para anunciar el Reino de Dios (9,1-6.10), Lucas construye otro relato en el que explica el envío de Setenta discípulos más con el encargo, también, de anunciar la proximidad del Reino de Dios. Este relato, que leemos en el evangelio de este domingo (Lc 10,1-12.17-20), no tiene paralelo ni en el evangelio de Marcos ni en el de Mateo y por eso se considera una creación propia de Lucas. De hecho, responde a su estilo de crear dobletes en su obra. El relato debe leerse teniendo muy en cuenta el primero, el del envío de los Doce.

La primera diferencia es el número de los enviados. Aquí son Setenta (en algunos códices y manuscritos son 72). El número 12 lleva a pensar en las 12 tribus de Israel y por eso la misión de los Doce tiene un alcance limitado al territorio de Israel. La misión de los setenta tiene un alcance universal. Hay que tener presente que en el capítulo 10 del libro del Génesis aparece la lista de las setenta naciones descendientes de Moisés (10,2-31).

"Los envió de dos en dos". El número dos puede interpretarse como el número necesario para que un testigo sea válido (Dt 19,15; Nm 35,30); algunos comentaristas dicen que dos aporta la ayuda mutua en caso de que se presenten dificultades en un mundo en el que era peligroso viajar. Dos es también símbolo de comunidad, nadie puede ir por libre en la labor de la evangelización. En la segunda parte de la obra de Lucas encontramos a menudo parejas de predicadores: Pedro y Juan (Hch 3,1; 8,4), Pablo y Bernabé (Hch 13,1), Pablo y Silas (Hch 15,40), Bernabé y Marcos (Hch 15,40), Judas y Silas (Hch 15,32).

"La cosecha es abundante y los segadores son pocos". Se prevé que el Reino de Dios que se acerca dará mucho fruto (Lc 8,8). Es necesario que este fruto no se pierda y por eso hace falta mucha gente que lo recoja, lo guarde y lo reparta en beneficio de todos. Restringir el sentido de la falta de segadores a la carestía de curas o religiosos es empobrecer el sentido de las palabras de Jesús. "Os envío como corderos en medio de lobos". Estas palabras pronostican las dificultades que tendrán las comunidades cuando al proclamar el Reino de Dios como otro mundo posible, se encontrarán con los poderes y las ideologías de este mundo contrarias al proyecto de Jesús que impedirán con todos los medios legales e ilegales que el mundo alternativo propuesto por Jesús prospere.

Comparada con la misión de los Doce, la misión de los Setenta ha sido un éxito total. Dos detalles que llaman la atención lo avalan. Los Setenta volvieron llenos de alegría (v.17). Esto no se dice de los Doce. La vuelta de los Doce es muy fría (9,10). En segundo lugar, la actividad de los Doce y de los Setenta es diferente. De los primeros se dice que anunciaban la Buena Nueva curando por doquier. De los Setenta se dice que los demonios se sometían al nombre de Jesús. Por demonio hay que entender esa fuerza, ese poder contrario al Reino de Dios, al proyecto de Jesús y que domina a la persona totalmente impidiendo que ésta piense, actúe y decida por sí misma (Lc 8,27.29). Expulsar demonios equivale a liberar a la persona para que recupere su personalidad y dignidad y se deshaga de los valores de una sociedad opresora y alienante. Esto es lo que han hecho el Setenta enviados y no los Doce y que es causa de su alegría.

La expresión: "Veía a Satanás que caía del cielo como un rayo" tiene un regusto apocalíptico que tiene su referente en el mito los ángeles caídos presente en la literatura extra bíblica (VidAd(lat) 16) y que con toda seguridad los oyentes conocían. Si las tentaciones son un ejemplo de la lucha de Jesús contra el adversario, el diablo, que quiere hacer fracasar su proyecto, aquí se constata que la lucha continúa pero se prevé su final. Los misioneros han ganado una batalla al adversario.

El lenguaje apocalíptico liga con el tono de juicio que tiene el conjunto del texto que leemos. Ha llegado la hora de difundir la Buena Noticia del Reino de Dios y de la aceptación resolutiva de su mensaje. La referencia a Sodoma (Gn 19,1-29), en este sentido, es muy clara. A menudo el nombre de esta población se asocia en perversiones de tipo sexual pero su pecado consistió en rechazar a los huéspedes que habían sido acogidos por Lot. La predicación del Reino no puede dejar indiferente y hay que tomar posicionamiento en favor o en contra, acogerlo o no.

Domingo 14 durante el año 3 de Julio de 2022.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.