Pasar al contenido principal

Mosén Ferran Blasi vivió el Concilio Vaticano II entre Pamplona, ​​en Navarra, y Francia, básicamente en Grenoble, donde completaba su formación como periodista. El hecho de vivir el acontecimiento desde el estado galo le permitió estar muy bien informado, gracias a la excepcional periodismo católico francés, con periódicos como La Croix. Mosén Blasi subraya la dimensión ecumènica del Concilio, las menciones a los "hombres de buena voluntad" como destinatarios también del mensaje católico y el soplo de aire fresco que supuso en general para todos los países y especialmente en Cataluña.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.