Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hablar del estimado Pujol, que durante muchos años ha hecho muchísimo por Cataluña, es algo muy delicado, pero yo no quiero hablar desde el punto de vista jurídico o penal. Yo quiero hablar desde el punto de vista personal. (...) Yo rezo cada día por él, y ruego mucho porque le quiero, sé que los errores son humanos, y yo soy tan humana como él. Desde aquí, Jordi Pujol, te quiero y ruego por ti, acercate más a Dios porque Dios es perdón y amor.