×

Mensaje de advertencia

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

Me van a perdonar la comparación que puede resultar exagerada. Pero lo he comentado con una persona que le trata más a menudo y me ha dado la razón sobre el actual arquitecto director de las obras de la Sagrada Familia. Jordi Faulí cada día me recuerda más a Antoni Gaudí.

Lo pensaba observándolo durante la presentación de las obras del templo que se ha hecho este miércoles. No estamos hablando de la genialidad irrepetible. Ni entiendo de arquitectura para opinar con conocimiento de causa. Hablo de un aire. De una postura que te lo recuerda. De un vestir arreglado pero austero.

Especialmente lo digo por aquella foto de Gaudí en la salida de la procesión de Corpus. Con una leve inclinación reverencial, ante una obra mayor, mucho mayor que uno mismo. En el caso de Faulí, ante la obra de Gaudí; y en el caso de Gaudí, ante la obra de Dios.

Y una actitud y un hablar humilde, cuando lo que está dirigiendo es una de las empresas más importantes que se han llevado a cabo en Cataluña durante las últimas décadas, o siglos.

Lo pensaba mientras Faulí iba hablando a los periodistas. Sobre todo porque es de las pocas ruedas de prensa concurridas por medios no confesionales que se hacen en Barcelona donde se habla de Dios. Y Faulí, explicando las piedras, no obviaba en ningún momento la ineludible referencia religiosa en la obra arquitectónica. Un periodista también me lo ha dicho, que era la cuota religiosa que le toca cada año. Otro que hacía muchos años que no había entrado en una Iglesia.

Ciertamente, es la única manera de la que se puede hablar de la Sagrada Familia, haciendo referencia al cristianismo. Pero Faulí ya me sorprendió hace año por la explicación catequética que nos hizo de la obra de la sacristía. Iba más allá de los conocimientos de manual o del estudio de un experto.

Ya hace tiempo que la había visto junto a Jordi Bonet en las obras del templo. Hace dos años que es el arquitecto director, pero se nota mucho que no es nuevo en la casa. Y como ocurre con estas grandes obras: no es que Faulí se integre en la obra, es que la obra le integrando a él. Y de aquí al 2026, cuando se acabe el templo, seguro que esto se agrava.