Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Bautismo del Señor. Ciclo B
Barcelona, ​​11 de enero de 2015

¿Qué es el bautismo?
Es un rito religioso de iniciación.
¿Qué quiere decir esto?
Se trata del punto de partida de un nuevo camino en la vida.

Este rito se practica mediante un símbolo acuático.
El agua es fuente de vida.
Se utiliza para lavar y limpiar. Y, además, para quitarnos la sed.
Las religiones se sirven de estos efectos del agua para expresar que el creyente renace a una vida nueva.
Es como si naciera de nuevo para iniciar una vida diferente y mejor y más comprometida.

Jesús acude a donde estaba Juan y se pone en la fila de los pecadores, es decir: los que se veían necesitados de un cambio de vida.
Jesús hizo este gesto como uno de tantos.
Jesús no hacía teatro sino que estaba convencido de que tenía que emprender una vida nueva, la decisiva.
Zambullirse en el agua y salir de nuevo simboliza enfrentarse a la muerte y renacer a la vida.
Jesús abandona la vida anterior y se tira de lleno a una nueva forma de vivir centrada en el apostolado.

En este momento ve el cielo abierto y el Espíritu baja sobre él.
Y escucha la voz de Dios como Padre entrañable.
Desde entonces, Jesús comenzó a ver a Dios como Padre del Cielo.

El mensaje es claro: también nosotros tenemos el cielo abierto y podemos escuchar las mismas palabras que Jesús: somos hijos queridos de Dios.
De ahora en adelante
– podemos afrontar la vida no como una historia sucia que debemos purificar constantemente
– sino como el regalo precioso de la dignidad de hijos de Dios que debemos cuidar con gozo y gratitud. Cuidar y compartir con quien sea posible hacerlo.

Sólo donde hay y puede palparse la sencilla humildad y la limpia transparencia del amor humano se ve el Cielo abierto.
Y encima de esta experiencia se baja el Espíritu del Padre que transforma de raíz a las personas.
Y este es el punto de partida de una vida nueva
– de una vida fecunda
– de una vida verdaderamente solidaria.

Justamente esta podría ser nuestra vida cristiana si de corazón nos entregáramos a Dios y a los hermanos, empezando por las personas que tenemos más cerca.
¿Realmente estamos bien dispuestos?
Dios nos orienta hacia el servicio fraternal de las personas y en las personas encontramos Dios.
La fe vivida desde la fidelidad y el compromiso libre y generoso nos hace más humanos y más personas.

¿Lo dudas?
¿Por qué no lo pruebas?
¿Por qué no miras de experimentarlo?