Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Epifanía. Ciclo B
Barcelona, ​​6 de enero de 2015

Epifanía significa manifestación. Este relato nos indica que Jesús se manifiesta a todos los pueblos del mundo, representados en los Magos de Oriente.
¿Quienes eran aquellos magos?
Eran hombres de otras culturas
– y practicaban otras religiones.

La Salvación que se manifiesta en Jesús no se reduce a una sola cultura –la de Occidente–, ni se limita a una sola religión –el cristianismo–.
La Salvación llega a todas las culturas y a todas las religiones del mundo.

¿Qué ha pasado con la diversidad de culturas y de religiones?
Que ha servido más para dividir y enfrentar a las personas que no para unirlas. Por eso las religiones han provocado tanta violencia. Y la provocan todavía.

La fiesta de la Epifanía es la fiesta de la Aceptación de la diversidad.
No podemos abandonar nuestra propia piel cultural y religiosa.
Pero tampoco debemos pretender que los demás abandonen la suya.
Los Magos no se quedaron con Jesús: se volvieron a su propia cultura y religión.

El Dios de Jesús no es excluyente sino que ama y valora todo lo verdaderamente humano.
Dios con Jesús se han fundido y confundido con la realidad humana.
¿Qué quiere decir esto?
¿Qué implica para nosotros?
Significa que
– el respeto
– la tolerancia
– la aceptación de la diferencia
– el buen tratyo entre las personas son los mejores regalos de reyes que, hoy, más necesitamos practicar y ofrecer.
¿De verdad estamos decididos a comprometernos en este trabajo?

Pero en este intento por nuestra parte hay que tener en cuenta que:
El poder, tanto el político como el religioso es intolerante y es excluyente.
Y no duda en matar a los inocentes si en ellos ve el más mínimo peligro.
El poder político (Herodes) justificó su violencia por el consejo del poder religioso (los sacerdotes del Templo de Jerusalén).
Religión y política se necesitan mutuamente.
¿Por qué?
Porque son parte del mismo sistema que genera tanta violencia.

Enfrentado a tanta barbarie, Jesús es la imagen del Dios invisible.
Dios humanizado como un niño pobre y desvalido.
Jesús, María, José, los pastores y los magos representan lo humano, lo que nos une.
Herodes y los sacerdotes representan el poder que nos divide.

¿Qué elección decidimos hacer nosotros?
¿Cuál es nuestra opción libre?
– ¿más humanos y mejores personas?
o bien
– ¿más divididos y contrapuestos?