Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

SF (Sense ficció) de TV3 emitió el pasado 12 de junio dos programas consecutivos sobre los abusos sexuales: Shootball y Pedofília a l'Església: El pes del silenci. Shootball dirige los focos sobre Joaquín Benítez, profesor de Educación Física, pendiente del juicio que tendrá lugar a finales del primer trimestre del año próximo, una vez ya se ha acabado su fase de instrucción. El relato deja atrás, por un tiempo, las salas de justicia para regresar a los platós. Se ha mantenido constantemente en las páginas de un rotativo, cuya obsesión ha desbordado sus líneas informativas para reflejar intereses extraperiodísticos. Su joven director, Fèlix Colomer, más pendiente de la forma que del fondo, que le sobrepasa, entra en contacto con algunos protagonistas del caso, especialmente con el padre de un alumno. Con el presunto pederasta, se escapa de la realidad para crear alguna situación teatral, ficticia y poco consistente, cuando el profesor de rodillas pide perdón. El acceso de las cámaras al colegio y la entrevista con su director actual han sido posibles gracias a haber solicitado la colaboración con engaño para un proyecto vinculado a la protección de la infancia. La finalidad, tal y como se ha visto, era otra. Su actitud dolosa se evidencia además en el uso de fotos, llamadas telefónicas, micros, ausencia de permisos… Hay que recordar los hechos. El colegio marista denunció a Fiscalía de Menores los hechos de un abuso, el primer caso del que se tenía conocimiento. Por tanto, el centro educativo en junio de 2011 no se mantuvo en silencio. Fue a una instancia judicial pública, tras haber desvinculado laboralmente y de forma fulminante al profesor. Tras un paréntesis largo de cinco años, en febrero de 2016, se orquestó la campaña mediática liderada por el padre protagonista del film. Desde el ámbito judicial se llegó a afirmar: «No conozco hasta la fecha otro centro o colegio que haya tomado la iniciativa de denunciar penalmente a un profesor.» TV3 ha emitido un programa de parte, una información con distorsiones y falsedades al servicio de la publicidad. El segundo programa tenía como objetivo el papa Francisco.